Nueva teoría cuestiona la existencia de los apóstoles

Ahora la revista National Geographic da lugar a un nuevo libro que pretende atacar el cristianismo, usando el mismo tipo de argumento para decir que los 12 apóstoles “nunca existieron”. Rápidamente, muchos medios de comunicación mundiales dieron espacio al tema.

  • Libros    
  • 14 mar 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

El cuestionamiento de la existencia de un “Jesús histórico” es un intento recurrente por los ateos para socavar la base de la fe de más de dos mil millones de cristianos en el mundo.

Varios libros se han escrito sobre el tema. La pretensión es que no hay evidencia histórica de su existencia fuera de las páginas de la Biblia. Los defensores de esta filosofía insisten en ignorar los diferentes registros históricos sobre la vida de Jesús y su influencia en el siglo I, alegando que no son “suficientes”.

Ahora la revista National Geographic da lugar a un nuevo libro que pretende atacar el cristianismo, usando el mismo tipo de argumento para decir que los 12 apóstoles “nunca existieron”. Rápidamente, muchos medios de comunicación mundiales dieron espacio al tema.

Titulado: “Apostle: Travels Among the Tombs of the Twelve” [Apóstol: viaje por las tumbas de los doce], el trabajo es firmado por el autor Tom Bissell que insiste en que los apóstoles originales “son una mezcla de realidad y ficción”. Es decir, que se reunieron historias reales con informes místicos acerca de ellos y uniéndolas con las figuras bíblicas que conocemos.

Entrevistado por el sitio web de National Geographic, Bissell dijo: “Algunos de estos nombres registrados en el Nuevo Testamento son, probablemente, personas reales.

Probablemente hubo un Pedro y un Juan; sin duda un Santiago (hermano de Jesús) y, quién sabe, un tal Thomas. Pero más allá de los propios Evangelios, no hay nada de histórico para demostrar su existencia”.

El autor dice que en su búsqueda para averiguar si los 12 apóstoles son figuras históricas reales o sólo personajes de ficción, visitó varios lugares alrededor del mundo.

Fue a el Camino de Santiago en España, fue al lugar donde supuestamente Judas Iscariote se ahorcó en Israel y buscó en Kirguistán un monasterio donde los huesos del apóstol Mateo fueron supuestamente enterrados. Él afirma que fue un esfuerzo que tuvo poco resultado.

Sin embargo, al analizar el Nuevo Testamento en términos más generales, reconoce que hay “una cantidad razonable de información sobre Pablo”. También admite que Santiago, el hermano de Jesús, “fue una persona real”.

Su advertencia es que ninguno de ellos estaba entre los apóstoles originales. “Sabemos sobre esas doce personas que fueron los primeros seguidores de Jesús, pero no hay nada acerca de ellos en cualquier fuente secular, excepto las cartas de Pablo, que mencionan a Pedro y Juan”.

Él reconoce que “sería un insulto pedir a la mayoría de los cristianos considerar el Nuevo Testamento, como una obra, resultante de la imaginación humana. No digo esto en el sentido de que todo es falso, sino un intento de poner el universo en orden”.

Su conclusión es que “puede ser sólo una historia y la mejor cosa puede ser el Nuevo Testamento”.

Tom Bissell trata de minimizar su ataque a la fe cristiana, procurando destacar la importancia de los relatos bíblicos para la formación del mundo occidental. “Las historias de los 12 apóstoles son una gran parte de cómo el mundo occidental decidió enseñar sobre lo que entendemos por comunidad, la verdad, la amistad y la lealtad”, dijo Bissell. Pero su libro todavía no tiene fecha de lanzamiento, pero se dará a conocer muy pronto en Brasil.

Original