nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Iglesia evangélica obtiene cinco premios tras producir una película (Video)

La idea de la película comenzó durante un viaje misionero a la India en el 2002, donde la iglesia ha ayudado a construir escuelas para los dalits, los indígenas pertenecientes al estatus social más bajo del sistema de castas en el país.

  • Películas    
  • 17 abr 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

No es común encontrar en los créditos finales de una película la frase: “Coordinador de oración”. Pero “Not Today”, abrió puertas en los cines de 20 ciudades de Estados Unidos, destacándose por ser producción inusual.

La idea de la película comenzó durante un viaje misionero a la India en el 2002, donde la iglesia ha ayudado a construir escuelas para los dalits, los indígenas pertenecientes al estatus social más bajo del sistema de castas en el país.

El pastor de la iglesia y del Ministerio de Artes, Brent Martz dice que fue algo que sacudió a la iglesia.

“Nuestros corazones estaban totalmente impactados por la gente dalit”, dijo Martz. La pobreza extrema. Ante el tráfico de personas ellos son vulnerables, incluyendo las niñas que son vendidas para luego prostituirlas. La iglesia decidió mostrar esta realidad al mundo”.

“En lugar de crear un cortometraje abordando las necesidades misioneras, como es típico de las iglesias, decidimos llevar a un equipo de cristianos, profesionales del cine para advertir sobre el comercio de esclavos, que genera cerca de 32 billones de dólares anual en el mundo.

El pastor Martz explica: “Creemos que la mejor forma de comunicar la historia de la trata de personas era en una película.

Qué mejor manera de motivar a las personas que no saben cómo ocurre el tráfico de seres humanos, para contar una buena historia que todo el mundo pueda entender y que les rete a ayudar”.

La secuencia de comandos fílmicos escapa de la opción de las tradicionales películas religiosas, no todo se resuelve de inmediato con la oración y Dios a veces parece que no le importa lo que le sucede a los seres humanos.

No hay una “predicación” de Jesús o el cielo disfrazado en la trama. Pero el mensaje final es, sin duda, el amor y la esperanza.

El elenco incluye actores conocidos en Hollywood como John Schneider, Cody Longo y Cassie Scerbo. Pero, quien se roba el show es la pequeña Persis Karen, interprete de Annika, una niña de 7 años vendida como esclava sexual en Hyderabad, en la India.

El costo de la película fue de 1,6 millones de dólares y fue pagado en su totalidad por Friends Church en Yorba Linda, California.