nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Alejandro Arias, el joven pastor de 18 años, llevará la palabra del Señor a Long Island

Entre los milagros que se le han atribuido a Alejandro Arias, están la de un hombre llamado Juan Pablo, quien no podía caminar y se acercó a recibir la palabra de Dios, ‘se le sanaron los pies y tiró las muletas’.

  • Iglesia    
  • 30 ago 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

En su misión de fe, predicando la palabra del Señor, el joven pastor evangélico costaricense Alejandro Arias estará una vez más en Long Island, Nueva York, trayendo paz y haciendo curaciones milagrosas a los feligreces que acudan a la Cruzada de Sanidad y Milagros ‘Cielos Abiertos’, que tendrá lugar los día 8, 9 y 10 de septiembre, en el coliseo Island Garden Basketball, en West Hempstead, NY.

La actividad evangelizadora de Alejandro Arias ha sido reconocido por diversos medios de comunicación, como las cadenas de televisión Univision y Telemundo, entre otros, que ven en él un ejemplo para la juventud y vehículo para llevar esperanza al público hispano.

“Yo empecé con mi labor de trasladar la palabra de Dios desde los 11 años, pero desde mucho antes sentí que el Señor me llamó, fue un llamado especial desde el vientre de mi madre y dentro de mi corazón. A los 5 años me gustaba hablar de Jesús en mi casa pero nunca había predicado fuera de ella. Dios me marcó y luego comencé predicando en hogares y cultos hasta que hice mi primer viaje al extranjero a Venezuela y sigo hasta ahora”, dice Alejandro, quien habla con una madurez inusual pese a sus escasos 18 años.

Al consultarle sobre cómo sintió ese llamado de Dios, él dijo: “A los 8 años él me habló: Alejandro ve y testifica a las naciones; así como yo te sané ve y sana a las personas. Yo tenía un tumor riesgoso en los pulmones y él me sanó. Desapareció en menos de tres meses que estuvimos orando”.

Otra prueba de su gran don la tuvo a los 7 años cuando sanó a su padre, un empresario de bebidas alcohólicas que cayó en las garras del licor. “Jesucristo entró en el corazón de mi padre y lo cambió. Recuerdo que mi hogar se destruía, como lamentablemente le sucede a muchos hogares y mi madre se quería divorciar. Nosotros oramos por la salud de mi padre y todas las cantinas se cerraron para él por el poder de Dios”.

Los milagros
Sobre su nueva visita a Long Island, Arias dijo: “Creo que Dios trae bendiciones en medio de un panorama de tristeza y temor. Esperanza para el 2007 que será un año de avivamiento para la ciudad que él ama. Se viene el despertar de la Iglesia Cristiana para que miles de personas conozcan al Señor”, declaró.

Entre los milagros que se le han atribuido a Alejandro Arias en Long Island, están la de un hombre llamado Juan Pablo, quien no podía caminar y se acercó a recibir la palabra de Dios, ‘se le sanaron los pies y tiró las muletas’, cuenta el joven pastor; y de la señora Mirna de Araujo, quien sufría de artritis, y ahora ella está bien y puede volver a trabajar tranquilamente.

‘Otra mujer tenía cáncer de seno y la recuperamos. Es gratificante ayudarles, ver hogares unidos, familias bendecidas”, enfatizó el pastor quien estará nuevamente en Long Island derramando sus bendiciones como mensajero del Señor.

Alejandro admite con humildad que no se siente un ejemplo para la juventud, aunque admite que ‘si ellos me toman como un ejemplo a seguir, Gloria a Dios. Los jóvenes tienen que ver a Jesucristo no como religión, sino como vida, como una relación personal con Dios”, dijo.

Y en un mensaje a todos los fieles de Long Island, dijo: “Quiero decirles que hay esperanza, en Jesús, aunque a veces crean que algo es imposible, cualquier cosa es posible en la palabra de Dios’.

La Tribu Hispana