Finalizó el Festival con Luis Palau Monterrey 2007

José Luis “El Puma” Rodríguez, RESCATE, Pablo Olivares, Flavio César, Jailene Cintron, Steve Green, Cristal Lewis y Dante Gebel, desplegaron en escena todo su caudal artístico.

  • Iglesia    
  • 26 mar 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

En medio de un clima caluroso, por momentos de intenso viento y hasta de lagunas gotas de lluvia, una multitud de unas 175 mil personas, no abandonó por un segundo su espacio conseguido en semejante marea humana, para poder disfrutar de la fiesta y del mensaje de aliento, esperanza y fe que significó el Festival con Luis Palau Monterrey 2007.

Muy temprano en la tarde, el Parque Fundidora se vio colmado, primero, por los más pequeños: los niños que pudieron disfrutar de su Festival Infantil con obra de teatro, payasos, juegos inflables y mucha diversión.

Todo esto absolutamente gratuito para unos 35 mil niños que, literalmente, invadieron la zona de parque con sus gritos, risas y alegría.

Un poco más tarde, como en la noche anterior, y ya comenzado el Festival propiamente dicho, el plato fuerte fue el mensaje del doctor Luis Palau, quien hizo referencia a la importancia que tiene para un pueblo el volver sus vidas a Dios. Desde el primer momento de la charla se pudo observar el impacto espiritual que producían las palabras de Palau en el público presente. Su disertación fundamentada en pasajes de las Sagradas Escrituras, exaltaron la figura de Jesucristo como Aquél que viene a dar vida nueva, paz y sosiego a quienes le entregan su corazón.

El alcance de las expresiones del conferenciante internacional se vio reflejado en los cientos y cientos de personas que hicieron una oración de entrega a Jesús.

La multitudinaria concurrencia –un hito para un evento de estas características en Monterrey- , asistió al Festival con Luis Palau, en la segunda edición de sus dos noches de desarrollo en la ciudad regiomontana en el imponente marco del Parque Fundidora tradicional e histórico espacio de la ciudad mejicana. La vieja Fundidora (la antaño más grande fundición de América latina), fue testigo de un marco festivo del que disfrutaron los jóvenes y las familias lugareñas y que recordarán por mucho tiempo, como un hecho sin precedentes.

Final para un nuevo Festival que, al decir constante de los habitantes de Monterrey y el área metropolitana: “que muy pronto vuelva a repetirse”…