nav
Lunes 11 de Diciembre de 2017

Evangélicos ayudaron a escapar de Bolivia a gobernador de Chuquisaca

Pastores evangélicos ayudaron al gobernador David Sánchez, a escapar del país y cruzar la frontera hacia Perú tras los desórdenes de noviembre pasado en Sucre.

  • Iglesia    
  • 20 dic 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

Pastores evangélicos ayudaron al gobernador del departamento boliviano de Chuquisaca, David Sánchez, a escapar del país y cruzar la frontera hacia Perú tras los desórdenes de noviembre pasado en Sucre, contó al diario El Mercurio el senador Roger Pinto.

“En medio del más absoluto sigilo y con el temor enorme a ser descubiertos, un grupo de pastores evangélicos saca al prefecto de la casa de seguridad (donde se escondía) y lo lleva a la frontera con Perú la noche del 4 de diciembre”, contó Pinto al diario santiaguino.

“Recurriendo a maniobras evasivas, Sánchez logra cruzar la frontera e ingresar a Perú en forma clandestina”, agregó el parlamentario de la agrupación derechista Podemos.

Sánchez había desaparecido y abandonado su cargo desde fines de noviembre tras manifestaciones contra la Asamblea Constituyente en Sucre, durante las cuales tres personas murieron. La casa de Sánchez fue saqueada y quemada.

El gobernador abandonó Sucre el 25 de noviembre y -según Pinto- fue prácticamente arrestado por la policía y trasladado a La Paz donde quedó bajo custodia de los ministerios de Gobierno y Defensa. “Se sentía secuestrado por el gobierno”, dijo Pinto.

El senador relató que el prefecto logró evadirse y tras unos días en la clandestinidad tomó contacto con un grupo de evangélicos.

“Esta gente, de la cual yo y él formamos parte, realizó un trabajo de brindarle la seguridad necesaria y lo ponen en una casa de familia, lejos del Ministerio de Gobierno, que desata entonces una persecución incesante contra Sánchez”, dijo el senador.

En ese momento comenzó a buscar asilo en las embajadas, según Pinto.

“Se hicieron muchos intentos en varias embajadas. No le voy a dar el nombre de cuáles, pero muchos gobiernos extranjeros nos dijeron que tienen mucho recelo de la reacción del presidente venezolano, Hugo Chávez”, dijo.

Una vez en Perú Sánchez pidió asilo político, aún no otorgado por Lima.

“Hay una sola persona de la Iglesia Evangélica que está en contacto con el prefecto… Pero se mantiene en absoluto secreto, porque hay un terror a la represión del gobierno, que además ha interferido las comunicaciones”, contó Pinto.

Sánchez fue elegido en 2005 prefecto de Chuquisaca por el oficialismo pero fue alejándose del gobierno por su criterio -opuesto al de Morales- de que Sucre debe detentar la sede de los poderes Ejecutivo y Legislativo en desmedro de La Paz.

Univisión