nav
Lunes 20 de Noviembre de 2017

Pastor David Vásquez: “no ha sido fácil para las familias de los trabajadores arrestados por inmigración”

A más de 72 días de la redada encabezada por agentes federales del departamento (ministerio) de Seguridad Nacionalun equipo de programa Aquí y Ahora descubrió que las secuelas siguen vivas y los afectados viven momentos difíciles en Estados Unidos.

  • Iglesia    
  • 27 jul 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

A más de 72 días de la redada encabezada por agentes federales del departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS) en un frigorífico de la planta Agriprocessors Inc., ubicado en Postville, Des Moines, estado de Iowa,

El operativo, calificado por las propias autoridades como el de mayor envergadura en la historia de Estados Unidos, dejó un saldo de 390 inmigrantes detenidos bajo cargos, entre otros, de robo de identidad, uso de documentos falsos para trabajar, no tener permiso para laborar legalmente en Estados Unidos y permanecer indocumentados en el país (aunque la permanencia sin papeles constituye una falta de carácter civil y no criminal).

El 12 de mayo, día de la redada, Matt M. Dummermuth, fiscal federal del Distrito Norte de Iowa, dijo que además de los efectivos de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE, una de las 23 agencias del DHS), en la operación también participaron otros agentes del orden público, entre ellos policías estatales y municipales.

El pastor David Vásquez, de la Iglesia Luterana de Postville y quien acudió en ayuda de las familias afectadas por la redada, contó al equipo de Aquí y Ahora que la vida no ha sido fácil para las familias de los trabajadores arrestados, a pesar que se trata de”gente que ha sabido sobrevivir toda su vida” en situaciones extremas.

Agregó que tras el arresto de los 390 obreros de la planta Agriprocessors Inc., las familias “se encuentran acá limitados en sus movimientos”, y al mismo tiempo “desesperados por proveer a su familia”.

Diana, una familiar afectada por la redada del servicio de inmigración, reconoció sentir miedo después del 12 de mayo. “Sí, uno tiene miedo”, dijo. “Ya sale con mucho temor. Y principalmente si se piensa que una está sola con sus niños y qué va a ser de ellos si me llegan a detener”.

“Una de las mayores preocupaciones en esta comunidad son los niños, muchos de ellos nacidos en Estados Unidos y que tienen a sus padres en la cárcel y al borde de ser deportados”, explicó el periodista Raúl Benoit, del programa Aquí y Ahora.

“Los afecta en la escuela y los afecta en el comportamiento”, explicó Mayra Prado, una psicoterapeuta de Los Ángeles, California, que ha dedicado tiempo para evaluar los casos de separación de familias para las cortes de inmigración. “Los niños no tienen las palabras para poder expresar los sentimiento de miedo, de poder decir tengo miedo a esto”.

Agregó que el peor miedo que enfrenta un niño cuyos progenitores son impactados por una redada del servicio de inmigración “es el tener que separarse del padre o de la madre”.