nav
Martes 17 de Octubre de 2017

Las Congregaciones Latinas trabajan para desarrollar nuevos lazos con Israel

Randy Brown, que ocupa un cargo ejecutivo en el Comité Judío Estadounidense, vio una oportunidad de desarrollar relaciones entre los judíos y latinos para combatir el antisemitismo entre los inmigrantes.

  • Iglesia    
  • 5 ago 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cuando Randy Brown visitó congregaciones pentecostales hispanas en el Sur de California, se sorprendió ante el despliegue de banderas con la Estrella de David, fervientes oraciones por la paz en Israel y palabras en hebreo en los nombres de las iglesias.

Brown, que ocupa un cargo ejecutivo en el Comité Judío Estadounidense, vio una oportunidad de desarrollar relaciones entre los judíos y latinos y combatir el antisemitismo entre los inmigrantes, que generalmente se ven muy poco expuestos a los judíos en sus países de origen, en los que la principal religión es la Católica Romana.

“Me sorprendió la afinidad que esas congregaciones tienen con Israel”, recordó Brown, director de asuntos interreligiosos para la sede en Los Ángeles del grupo de defensoría judío. “Quería llevar esto al siguiente nivel”.

Desde ese momento la oficina de Los Ángeles comenzó a trabajar para desarrollar nuevos lazos: recientemente llevaron a un grupo de pastores pentecostales hispanos a Israel, ofrecieron un curso llamado “La esencia del judaísmo” en un seminario pentecostal del Sur de California e invitaron a pastores hispanos y a sus familias al seder de Pascua (Pesaj) y a las celebraciones de la cosecha del Suckot.

“Tenemos muchas cosas en común”, dijo el pastor Ramiro López de la Iglesia Vida Abundante en San Bernardino. “Ahora puedo entender a Israel desde una perspectiva más bíblica y siento que tengo un compromiso hacia Israel”.

Si bien los inmigrantes latinos en EE.UU. son en su mayoría católicos, los evangélicos representan un significativo 15% de la población, según un reciente estudio del Proyecto Hispano Pew y el Foro Pew sobre Religión y Vida Pública. Muchos son pentecostales, una de las corrientes de crecimiento más rápido del mundo cristiano, conocido por sus cultos llenos de espíritu y por hablar en lenguas.

Una encuesta de 2007, realizada por la Liga Antidifamación, encontró una mayor tasa de opiniones antisemitas entre los latinos nacidos en el extranjero que entre los latinos nacidos en EEUU. Veintinueve por ciento de los latinos nacidos en otros países tienen puntos de vista antijudíos, mientras que la tasa entre los hispanos nacidos en el país -y en la población estadounidense en general- fue de 15%, concluyó el estudio.

Las cifras de 2007 son apenas más bajas que las de la encuesta de 2005, pero de todas maneras los líderes judíos están preocupados, especialmente cuando se espera que los latinoamericanos lleguen a ser el 29% de la población nacional en 2050.

“Sin duda es algo inquietante”, dijo Michael Salberg, director de asuntos internacionales del grupo de derechos civiles judíos con sede en Nueva York.

Los países latinoamericanos son en una mayoría abrumadora católicos romanos y están inmersos en la tradición de cinco siglos de antigüedad de una iglesia que ejerce una gran influencia. A excepción de la de Argentina, las comunidades judías en América Latina son muy pequeñas y tienden a mantener un perfil bajo.

Por el contrario, los judíos y los líderes católicos en EEUU han mantenido conversaciones interreligiosas a alto nivel durante años. Varias universidades católicas en el país tienen centros para el entendimiento entre judíos y católicos, y los obispos estadounidenses hacen mucho énfasis en la enseñanza del Concilio Vaticano II que afirma que los judíos no son responsables en su conjunto por la crucifixión. Esa perspectiva afecta no solamente a los católicos, sino también a otros cristianos en EEUU.

El pastor Tony Solórzano, que encabeza la Iglesia llamada Final, una congregación de 5,000 miembros en Downey e Inglewood, dijo que algunos latinos simplemente necesitan más educación acerca del judaísmo para disipar estereotipos. Algunas personas consideran a los judíos “asesinos de Cristo”.

“No hay muchos que piensen de esa manera, pero algunas personas lo han oído”, dijo López. “Les decimos que hay un plan según la voluntad de Dios. Tenemos que estar agradecidos al pueblo judío porque Jesús era judío”.

Los pentecostales, que interpretan la Biblia de manera literal, creen que Dios prometió al pueblo judío la tierra histórica de Israel. Muchos consideran que el estado moderno de Israel es el cumplimiento de la profecía bíblica, una condición previa para la segunda venida de Jesucristo.

Suelen citar un pasaje del Génesis en el que Dios hace una alianza con Abraham asegurando que quienes bendigan al pueblo de Abraham serán bendecidos, y los que lo maldigan serán maldecidos.

“Realmente creo en esa promesa”, dijo López. “Todos los días oramos por Jerusalén con nuestras manos hacia el este”.

Los líderes judíos están desarrollando un sentimiento pentecostal a favor de Israel para disipar los estereotipos entre ambos grupos. En los últimos años, muchos grupos judíos han aceptado ese apoyo sin cuestionar la teología que se encuentra detrás, que afirma que todas las personas, incluyendo los judíos, aceptarán en última instancia a Cristo.

“Es una conexión nueva y emergente que no existía con la Iglesia Católica”, dijo Salberg de la Liga Antidifamación.

Las congregaciones pentecostales, que suelen tener sus sedes en tiendas con escaparates en las que colocan filas de sillas plegables, se han convertido en elementos comunes en los vecindarios latinos en todo EEUU, así como también en América Latina. Los pastores tienden a ser influyentes formadores de opinión y algunos, como López, tienen programas o estaciones de radio, lo que aumenta su alcance.

En la Universidad Latina de Teología en Torrance, que brinda formación a los pastores pentecostales, muchos de los estudiantes en el curso de Brown “Esencia del judaísmo”, dictado en español, provienen de países latinoamericanos. Brown espera que regresen a sus países con un nuevo conocimiento sobre los judíos y el judaísmo para cambiar imágenes negativas e ideas equivocadas.

A nivel nacional, el Comité Judío Estadounidense formó un Instituto Latino y Latinoamericano, y en 2001 convocó a la primera Cumbre de Líderes Judíos Latinos en Washington, D.C., para discutir inquietudes políticas comunes, como la inmigración. Además de la oficina de Los Ángeles, varias sedes locales de la organización sin fines de lucro están acercándose a los latinos, según Ken Bandler, portavoz nacional del grupo.

El pastor Richard Escobedo dirige dos sesiones semanales para orar por Israel en su iglesia de 500 miembros Centro Palabra de Fe en Compton, donde tiene desplegada una bandera de Israel, ha organizado seders de Pascua y proclama que “amarás a tu prójimo” incluye a los judíos y otras personas. Muchos pentecostales usan pendientes y otros objetos con la Estrella de David, dijo.

Participar de actividades con los judíos, dijo, “es abrir los ojos a cómo Jesús mismo fue educado”.