nav
Martes 26 de Septiembre de 2017

Pastor y su rebaño

“Si nuestro pastor se va de la iglesia, nosotros nos vamos con él”.

  • Iglesia    
  • 20 oct 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

“Si nuestro pastor se va de la iglesia, nosotros nos vamos con él”.

Así le dijeron los feligreses hispanos a las autoridades de la iglesia luterana Atonement, situada en el 30-61 de la calle 87, en el sector de Jackson Heights, en Queens, cuando el pastor encargado del centro religioso, Alex Waldrodt, “expulsó” recientemente al reverendo del ministerio hispano, José Laboy, después de cinco años de servicio.

Laboy dijo que su salida se debió a “envidia y racismo”, porque, según reveló, la iglesia hispana que él levantó dentro de la Atonement, superó en crecimiento a la congregación alemana y “éstos temían perder el control del centro religioso”.

“Las iglesias luteranas estipulan que si una congregación tiene mayor número de feligreses que otra, dentro de un mismo recinto, la de mayor feligresía toma el control. Por eso ellos nunca quisieron certificar mi feligresía”, dijo el pastor.

Sin embargo, el reverendo Alex Waldrodt dijo vía telefónica, que Laboy no fue expulsado, sino que “él se fue”, y no quiso hacer más comentarios debido, según explicó, a una demanda legal radicada por Laboy en contra de la iglesia.

Laboy se reunió con el sínodo el pasado 15 de octubre, pero según reveló las autoridades luteranas no sólo no lo restituyeron en sus funciones, “sino que ahora no quieren pagarme los meses que me deben de mi contrato, que vence el 30 de enero de 2009”.

“Yo voy a llevar mi caso al Departamento del Trabajo y a la corte, porque esto es abuso y racismo”, dijo el reverendo, quien negó que hasta el momento haya radicado demanda legal alguna contra de la iglesia.