nav
Viernes 20 de Octubre de 2017

Católicos en México cuestionan al predicador Luis Palau por dudoso manejo de recursos

El predicador evangélico es cuestionado por corrientes católicas que lo ligan al imperialismo norteamericano y al manejo dudoso de recursos económicos.

  • Iglesia    
  • 12 nov 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

El predicador evangélico de origen argentino Luis Palau, que estará en la ciudad de Oaxaca los días 14 y 15 de este mes, es cuestionado por corrientes católicas que lo ligan al imperialismo norteamericano y al manejo dudoso de recursos económicos.

A través de espectaculares en la capital del estado y en los autobuses del transporte urbano se anuncia un show en el polideportivo “Venustiano Carranza” de la ciudad de Oaxaca con un magno programa que contempla la participación de Yuri, José Luis Rodríguez “El Puma”, Nelson Ned y María del Sol, todos ellos convertidos de católicos a evangélicos luego de atravesar por crisis en su vida debido a los excesos del sexo, las drogas y el alcohol.

A través de páginas de internet, se empiezan a difundir aspectos negativos de su persona y manera de actuar y pensar y se destaca que Luis Palau es uno de los once asesores principales de la familia Bush y que apoyó la intervención armada y cruenta de Irak, donde hubo miles de muertos, entre ellos infantes. De eso se muestran fotografías con escenas dramáticas.

Se indica que Luis Palau afirma que de los recursos económicos que maneja, un 70 por ciento proviene de empresas internacionales y el 30 por ciento restante de la Iglesia evangélica argentina aunque se supone que también lo apoya el gobierno de Estados Unidos.

Entre los aspectos negativos de él, se indica que ha respaldado apoyado a las dictaduras latinoamericanas de los 70, a la regresión cultural reaganeana de los 80, a Bush padre en los 90`s y a Bush hijo desde que asumió en enero de 2001.

También tuvo amistad con Hugo Banzer, el dictador más feroz en la historia de Bolivia, y repartieron juntos un millón de ejemplares del Nuevo Testamento con la banderita tricolor en la solapa. El plan era cristianizar a los bolivianos, y Banzer y Palau hicieron equipo. Por esos días, Banzer dejó para la historia de la retórica latinoamericana una frase de colección: “Dios es nacionalista”, dijo.

Palau definió a George W. Bush como un cristiano equilibrado y normal: “es un hombre de alta educación, de familia culta y de experiencias económicas amplias. Definitivamente no es un extremista. Más bien es un hombre de convicción espiritual como cualquier cristiano equilibrado y normal”, se expresó.