nav
Martes 19 de Septiembre de 2017

Sano crecimiento de una nueva Nación en el mundo

Avivamiento de nuestro Sr. Jesucristo en México nunca antes vivido.
El Cristianismo no es una religión; es un estilo de vida.

  • Iglesia    
  • 4 dic 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

En el mundo entero se esta sucediendo un sano crecimiento de una nueva Nación… La Nación de los Cristianos. Un mundo excepcional. Habituados a la lectura sagrada, oración-comunión con Dios, donde su música y alabanzas especiales, su imitación de Jesucristo, les proporciona un estatus de tranquilidad perdurable.

A pesar de que han transcurrido más de Dos mil años de la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo; que con su predicación con el ejemplo, instituyera la autentica Iglesia Cristiana, tuvieron que pasar estos 2 milenios para que en últimas fechas se aprecie un sano crecimiento de una nueva Nación en el mundo, la generación Cristiana que tiene como fin imitar a nuestro Sr.

Jesucristo, seguir sus enseñanzas, para alcanzar la verdadera felicidad.

Esta nueva nación integrada por millones de cristianos en el mundo, esta creciendo y esta rindiendo frutos a cada día, las iglesias se multiplican y se llenan de fervor evangélico, diariamente se están convirtiendo miles de hermanos en Cristo.

La expresión de pesar, es por la antigüedad de la nueva Nación de hace mas de 2000 años, es por el sano crecimiento palpable que se considera en los últimos 20 años a la fecha y su muy raquítico desarrollo anteriormente, por la influencia de la equivocada doctrina de la religión católica romana, al menos en México llego a ser en algún tiempo el 95% predominante, que en su equivocación, adora imágenes e ídolos de “santos” despertando a ira a nuestro Dios, de ahí que la descomposición social, fue también ocasionada por ignorancia o mala interpretación de las sagradas escrituras, mismas que fueron inspiradas por Dios para iluminar nuestra oscuridad mental y para fortalecer nuestro espíritu y sobretodo para gozar de los privilegios dignos por ser hijos de Dios.

La fe de la doctrina Cristiana, se vio constantemente atacada y asediada por el mal, costando miles de vidas y al fin se levantan estas crecientes legiones victoriosas para honra y gloria de nuestro señor de las alturas.

Hoy por hoy, el avivamiento de nuestro Sr. Jesucristo en México nunca antes vivido tan extensamente podemos constatar, las consecuencias de vivir en abundante pecado, como la mortandad de delincuentes que se esta sucediendo actualmente en nuestro país, en donde la delincuencia se había incrustado en todos los niveles de gobierno, pero también como justicia divina y no como la mayoría de la gente cree que es por merito del Gobierno Federal, sino que es resultado de que Dios nuestro creador esta atendiendo la suplica de miles de Cristianos que nos pusimos en ayuno y oración en el mes de junio de este año en toda la república unidos con hermanos de otros países, para pedirle su intervención en la lacerante inseguridad de México y traiga por fin la paz que tanto necesitamos, y como antes casi no había fieles Cristianos que intercedieran ante Dios, en la calma chicha de unos 90 años que se estaba gestando esta tremenda descomposición social que seguía a “falsos dioses” y que vivía en el error y que hoy ésta, convulsiona la estabilidad de nuestro México pero que gracias a Dios, la tormenta esta por terminar y vendrá la virtuosa calma, en este tenor, cabe destacar que en ultimas fechas, he visto a una gran cantidad de recién conversos que abandonaron el bando delincuencial, tomando la decisión correcta del arrepentimiento y ahora servirle a Dios.

Pero también por el avivamiento, podemos gozar las Bendiciones que recibimos por la comunión constante con nuestro creador Jehová, Dios todopoderoso, Sr. De Señores, el único que puede ser todo a la vez; nuestro padre amoroso, que perdona cuando hay verdadero arrepentimiento, pero que condiciona que perdonemos si queremos ser perdonados, también es nuestro mejor amigo, el que espera pacientemente a que le busquemos para compartir nuestras alegrías y quebrantos; y no hay imposibles para el como nuestro mejor medico, y como no, si el tiene la potestad sobre la resurrección, sobre la sanidad y sobre la muerte; el mejor abogado que obra con real justicia, nuestro salvador en las aflicciones y todo lo que el ser humano pueda necesitar y merecer y que no cuesta nada encontrar la solución a nuestros problemas con su ayuda.

Nuestro Sr. Jesucristo, tuvo el propósito de vivir entre nosotros su pasión, muerte y resurrección, para predicar con el ejemplo y establecer un estilo de vida, no una religión.

El vino a enseñarnos con su pasión excelsa, que su comunión constante con nuestro creador Jehová, se establecía con oración, arrodillado en señal de amor por el, y de adoración, hablándole a un Dios viviente que nos ve, que nos escucha y puede tocarnos si nosotros lo pedimos y lo permitimos, aunque no podamos verle por nuestra indignidad, solo aquel que encuentra gracia ante él.

El nos enseño, que todos podemos expulsar demonios en nombre de Dios, con ayuno y oración.

Con la imposición de manos, y en su nombre destruir todo espíritu endemoniado y de enfermedad, vicio y todo mal, nos dejo la enseñanza que con la fuerza de la fe podíamos ver cosas ocultas y maravillosas, sanar a los enfermos sin importar su gravedad por la sana comunión con Dios, resucitaba a los muertos como señal de su gran poder.

Jesucristo nunca se arrodillo ante una imagen o ídolo hecho de ninguna cosa material y por manos de hombre, porque escrito esta en las sagradas escrituras, que Dios abomina a los idolatras y nos vedo hacernos imágenes de “supuestos Dioses” y su propósito era demostrarnos y que aprendiéramos que Dios es omnipresente y omnipotente y sobre todo amoroso, fiel y verdadero, el único capaz de conocer nuestro corazón y nuestros pensamientos, pero tan perfecto que respeta la voluntad de cada quien, el es capaz de hablar a tu corazón y tu mente para que tengas una actitud correcta, pero deja a tu libre albedrío la decisión de hacer o no, después de todo, lo bueno o lo malo de la recompensa por tus acciones, tu las vivirás, en tu vida, cuerpo, espíritu y alma.

Esta próxima navidad, el mejor regalo que puedes dar y recibir es tu conversión en Cristo, deja que nazca el niño Dios en tu corazón y en el de los tuyos. Son mis mejores deseos que Dios les bendiga, en su hogar reine la paz y prosperidad, Amen.