nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Evangélicos en República Dominicana rodean siete veces el Congreso para derribar la corrupción y la violencia

La movilización Quebrantando el pecado fue organizada por las Iglesias Evangélicas Unidas; la acción caracterizada por la oración y la alabanza se repetirá en el Palacio de Gobierno y la Sede de la Policía. En noviembre se realizará una jornada de oración pidiendo por el trabajo honesto de los funcionarios públicos.

  • Iglesia    
  • 30 sep 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Los miembros de siete iglesias evangélicas de República Dominicana iniciaron el miércoles pasado la movilización nacional “Quebrantando el pecado” con siete vueltas alrededor del Congreso Nacional de ese país para pedir a Dios que “derribe el pecado, la corrupción y la violencia” que castigan a la nación centroamericana. La actividad se repetirá en tres semanas en el Palacio de Gobierno y en el Palacio de la Policía situados en Santo Domingo, la capital de ese país.

“El objetivo es derrumbar muros de pecado, de corrupción y muros de violencia en nuestra nación porque aquí (en el Congreso Nacional) se legisla las leyes y se determina lo que se va a hacer en República Dominicana”, aseguró a los medios locales el pastor Sanfor Yovanny Medrano que, junto a las Iglesias Evangélicas Unidas, coordina el evento de intercesión.
Las declaraciones de Medrano reflejadas por el periódico digital Listín Diario de Santo Domingo se realizaron después de la caminata alrededor del Congreso que concluyó con cánticos y oraciones especialmente “por los corruptos, los que legislan para beneficio personal y los que viven en una doble moral”.

En medio de una persistente llovizna, los evangélicos llegaron al local del Congreso cantando himnos, alabanzas y oraciones; posteriormente dieron las siete vueltas al edificio que alberga al Poder Legislativo “como ocurrió en Jericó, para quebrantar el pecado en ese lugar”, reportó el periódico El Nuevo Diario.

En el Libro de Josué se relata que Dios entregó al pueblo de Israel la ciudad de Jericó por lo que le ordenó rodearla durante seis días llevando el Arca de la Alianza y tocando trompetas. “Y cuando los sacerdotes tocaron las bocinas la séptima vez, Josué dijo al pueblo: Gritad, porque Jehová os ha entregado la ciudad”. En ese momento los muros se derrumbaron.
Según el diario La Nación Dominicana la decisión del grupo evangélico de realizar una caminata similar en el Palacio Nacional y otras dependencias estatales las próximas semanas, es “en protesta por la falta de políticas públicas para enfrentar los males sociales ya citados”.

Para el seis de noviembre la movilización tiene programada una jornada nacional de oración en la que se pedirá a Dios que los funcionarios públicos tengan un mejor desempeño y no se rindan ante la corrupción.

La ola de violencia y el crecimiento de la corrupción, la delincuencia y el narcotráfico ha provocado que diversos sectores de la sociedad dominicana se pronuncien exigiendo la intervención del Estado para la aplicación de acciones y políticas que reduzcan estos males.