nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Iglesias de EE. UU. necesitan mayor presupuesto para evitar deterioros en templos

El no gastar dinero en mantenimiento ha hecho que aseguradores, aumenten el número de recomendaciones de mantenimiento a un nivel no visto desde la Gran Recesión, de acuerdo con Rick Schaber, gerente de control de riesgos de Church Mutual Insurance.

  • Iglesia    
  • 24 sep 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Darles un mantenimiento a las iglesias viejas es un problema cada vez más grave en EE. UU., particular para los evangélicos. Lamentablemente cuando la congregación disminuye hay menos posibilidades de mejorar el templo y si hay, las iglesias son obligadas a gastar dinero en reparaciones en lugar de las labores de caridad u otras actividades eclesiásticas.

Recientemente en el culto dominical de la iglesia bautista Friendship Missionary, Carolina del Norte, cerca de Hickory, mientras los fieles pasaban la charola del diezmo, pedazos del techo de la iglesia de 52 años, comenzaron a caer sobre la multitud de unas 200 personas, de las cuales 14 salieron lastimadas y recibieron tratamiento médico.

Un pedazo grande, de unos tres metros por lado, colgaba de las varillas al fondo mientras los diáconos trataban de sacar a los creyentes del edificio.

El reverendo William Quick, pastor emérito de la iglesia metodista Metropolitan United, en Detroit, Michigan dijo: “Tenemos problemas en el paraíso”, quien dirige la iglesia, de estilo gótico, que construida en 1926 por un valor de 1,6 millones de dólares, en su tiempo la casa de oración metodista más cara jamás construida.

Para 1949, tenía 10.300 miembros, más que cualquier otra congregación metodista en el mundo. Pero hoy su membrecía se reduce a 375, en una ciudad donde las iglesias metodistas han reducido su número, de 77 a 16. Su declive en fortuna es similar al de otras denominaciones protestantes, como las luteranas, las presbiterianas y las episcopales, cuyas membrecías caen al tiempo que la edad promedio de sus fieles aumenta. Por ello, para las iglesias que tratan de conservar sus edificios, pero el mantenimiento básico llega a ser una carga.

Phyllis Norman, pastor de la Iglesia de la Congregación de Prospect, en Connecticut, planea añadir un elevador a su edificio de 59 años. Y aunque las iglesias están exentas de las normas federales que requieren que los edificios sean accesibles para personas discapacitadas, ahora muchas congregaciones con miembros de edad avanzada están instalando rampas, elevadores y otras comodidades.

“Muchos pastores detestan gastar en mantenimiento el dinero que podría usarse en labores misionales y caridad, como los comedores públicos”, dijo el reverendo Ken Carder, un obispo metodista retirado.

El no gastar dinero en mantenimiento ha hecho que aseguradores, aumenten el número de recomendaciones de mantenimiento a un nivel no visto desde la Gran Recesión, de acuerdo con Rick Schaber, gerente de control de riesgos de Church Mutual Insurance, una compañía de Wisconsin que asegura a más de 100.000 instituciones religiosas en Estados Unidos.

F: AP