Cristianos guatemaltecos oran por paz y el cese a la violencia

Tres mil evangélicos y católicos, oraron por la paz y el cese a la violencia en Guatemala.En el clamor se incluyó el próximo proceso electoral, para que Dios ilumine a los candidatos a la presidencia. También se rogó al Señor por las víctimas de secuestros y extorsiones que ocurren a diario en la nación.

  • Iglesia    
  • 23 mar 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Tres mil evangélicos y católicos, oraron por la paz y el cese a la violencia en Guatemala. El evento fue titulado: “Tomando mi nación”, y realizó en la Plaza de la Constitución de la capital.

El clamor fue organizado por el Frente Nacional de Oración en Cristo Jesús, con una duración de tres días, finalizando con una concentración en la citada Plaza, donde pastores de unas 25 denominaciones evangélicas usaron salmos y pasajes bíblicos para apoyar la convocatoria de oración por la paz, cese a la violencia, la corrupción, el feminicidio y la desarticulación del crimen organizado que aqueja a los guatemaltecos.

El pastor Mario Gutiérrez, – Iglesia Cuadrangular- durante el acto final, dijo que “Guatemala es para Cristo, y suplicó la presencia de Dios en cada barrio, colonia, zona, para que se acabe la violencia y el narcotráfico, un mal que está arruinando a nuestras familias y a nuestros hermanos”, resaltó Gutiérrez.

En el clamor se incluyó el próximo proceso electoral, para que Dios ilumine a los candidatos a la presidencia. También se rogó al Señor por las víctimas de secuestros y extorsiones que ocurren a diario en la nación, sobre todo, en capital.

Edgar Guerra comisario de la policía, de la oficina Valor y Servicio, rogó también para que en el órgano policial se elimine la corrupción que tanto daña el prestigio de agentes y oficiales.

Mario Marroquín, del Frente Nacional de Oración, explicó que también habían convocado a sumarse a ese propósito de orar por la paz y la no violencia a las iglesias de México, Centro y Sudamérica, buscando un alcance más abarcador de ese propósito.