Iglesias promueven Dream Act para legalizar al menos un millón de indocumentados

Para ser aprobado en el Congreso, el Dream Act, requiere un mínimo de 60 votos en el Senado y 218 en la Cámara de Representantes. Los demócratas sólo cuentan con 51 asientos en el Senado y al menos cuatro legisladores no apoyan la iniciativa.

  • Iglesia    
  • 13 jul 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

En un nuevo esfuerzo por convencer al Congreso sobre la necesidad de debatir y aprobar el proyecto de ley Dream Act, políticos y religiosos se unieron para que iglesias de distintas denominaciones lleven a cabo un ‘Sabbath’ y prediquen los beneficios de una iniciativa que permitiría legalizar a por lo menos un millón de indocumentados.

La campaña Dream Act Sabbath se llevaría a cabo entre el 18 de septiembre y el 9 de octubre.

El proyecto, presentado por primera vez en el legislativo en 2001, no ha sido aprobado por falta de un acuerdo bipartidista previo.

“El propósito de la campaña es generar apoyo a nivel opinión pública y de esa manera mover la aguja en el Congreso a favor de la iniciativa”, dijo a Univision José Parra, vocero de la oficina del senador Harry Reid (Nevada), líder de la mayoría demócrata. “Busca contrarrestar las opiniones contrarias al proyecto y mostrar los beneficios para el país”.

La oficina de prensa de Reid, dijo que la nueva campaña busca reclutar a Iglesias de distintas denominaciones, sinagogas y mezquitas, para que durante tres semanas se difundan los beneficios que incluye el proyecto.

Para ser aprobado en el Congreso, el Dream Act, requiere un mínimo de 60 votos en el Senado y 218 en la Cámara de Representantes. Los demócratas sólo cuentan con 51 asientos en el Senado y al menos cuatro legisladores no apoyan la iniciativa. La Cámara de Representantes está controlada por los republicanos, quienes rechazan en bloque la propuesta.

Dream Act quitaría empleos a norteamericanos

El representante Lamar Smith (republicano de Texas), quien preside el Comité Judicial de la Cámara, dijo en una carta publicada por el periódico USA Today que el Dream Act, impediría a los estadounidenses desempleados conseguir puestos de trabajo “ya que millones de inmigrantes indocumentados serían elegibles para trabajar en Estados Unidos”.

“El Dream Act, también es una invitación abierta al fraude”, agregó Smith. “Muchos inmigrantes ilegales de manera fraudulenta dirán que vinieron a Estados Unidos siendo niños”, y con ello serían legalizados unos 2 millones de indocumentados, resaltó.

Recientemente Smith presentó al Congreso una propuesta para volver obligatoria la herramienta federal E-Verify que, según su plan, permitiría identificar rápidamente a aquellos empleados que laboran ilegalmente en Estados Unidos, esto con el objetivo de proteger los puestos de trabajo para los trabajadores legales.

Pero quienes defienden el Dream Act, insisten en que el proyecto de ley otorgaría la residencia temporal a cientos de miles de jóvenes indocumentados que ingresaron a Estados Unidos antes de cumplir los 16 años de edad y poseen excelentes calificaciones académicas. Una vez graduados o ingresen a las Fuerzas Armadas, podrán gestionar la residencia permanente y, cinco años después, podrán pedir la ciudadanía.

Iglesias se unirán para que legalice a jóvenes indocumentados

La Iglesia Episcopal anunció que, junto con otras confesiones religiosas y organizaciones basadas en la fe, se unieron a la campaña nacional de apoyo a la iniciativa para legalizar a los jóvenes sobresalientes.

“La Iglesia Episcopal apoya la Ley Dream Act”, dijo Alex Baumgarten, director en la Iglesia Episcopal de Relaciones Gubernamentales y Analista de Política Internacional en un comunicado. “Ayudaría a miles de jóvenes que llegaron a nuestro país como indocumentados a obtener el estado jurídico, y con ello la concesión de incalculables oportunidades en su camino a convertirse en ciudadanos”.

Ana G. White, la Analista en la Iglesia Episcopal de Inmigración y de Política de Refugiados, señaló que “cada niño que crece en Estados Unidos se merece la oportunidad de convertirse en un miembro productivo de la sociedad y de lograr sus sueños”, y agregó que “negar el estado legal a estos niños no solo les hace daño, sino que priva a Estados Unidos de futuras generaciones de ciudadanos dedicados, innovadores, empresarios y funcionarios públicos. La ley Dream Act les ayudará”.

La Campaña Dream Act es coordinada por la Coalición Interreligiosa de Inmigración y invitó a jóvenes en todo el país para que asistan a los oficios de adoración entre el 18 de septiembre al 9 de octubre “para compartir sus historias”.

Entre los participantes en la campaña Dream Act Sabbath figuran: la hermana Simone Cambell, directora ejecutiva del SSS NETWORK; la obispo Minerva Carcaño, de la Iglesia Tedodista; el reverendo Richard Graham; Lisa Gruschcow, rabino asociado de la congregación Rodeph Shalom de New York; el reverendo Derrick Harkins, de la Iglesia Baptista; el rabino Doug Heifetz; el reverendo David Jones, de la Iglesia Episcopal; el doctor Fred Kniss, de la Iglesia Mennonita; el imán Mohamed Magid, presidente de la Sociedad Islámica de Estados Unidos; el cardenal Theodore McCarrick, Arzobispo Emérito de Washington DC; el fraile Jacek Orzechowski, y, el reverendo Samuel Rodriguez, presidente de la Conferencia Cristiana Hispana.