Insólito: Enseñan ¿“yoga santo”? en una iglesia en EE UU

“El yoga y la apertura de mi cuerpo me hace sentir como una persona diferente, “dice la instructora Myron, quien da clases de yoga una vez por semana a 20 mujeres en el templo de Canyon Creek Church’s, como parte del ministerio de los grupos de crecimiento.

  • Iglesia    
  • 26 ago 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

EVERETT – Kathi Myron, cree que las emociones pueden afectar el bienestar físico de una persona. “Nos sentimo bloqueados por mantener las cosas”, dice ella. “No se siente bien en ese momento”.

Myron, es una instructora de “yoga santo” que enseña en Canyon Creek Church’s. Ella dice que retuvo sus emociones durante años después que su padre murió cuando tenía 42 años. Myron, apenas era una estudiante de secundaria, pero se recuperó hasta que tuvo su experiencia con el “yoga santo”, el cual le ayudó según ella a enfrentar sus emociones, que causan tensión en las articulaciones y las caderas, según publica el diario Herald de EU.

“El yoga y la apertura de mi cuerpo me hace sentir como una persona diferente, “dice la instructora Myron, quien da clases de yoga una vez por semana a 20 mujeres en el templo de Canyon Creek Church’s, como parte del ministerio de los grupos de crecimiento.

Según el pastor asociado, Christian Lindbeck, “las clases están siempre llenas. Eso es porque la clase es algo más que el ejercicio. Cada clase se centra también en versículos de la Biblia. Aunque la práctica es esencialmente la misma.

Sigue siendo apasionado la introducción de la gente y su conexión con su salud y su vitalidad espiritual”.

Myron, elige los temas y versículos de la Biblia para cada clase, de acuerdo a lo que sucede en su vida. La clase le permite a los miembros el tiempo necesario para escuchar a Dios.

Las luces son tenues en el gimnasio de la iglesia y las mujeres escuchan música suave y espiritual, mientras ellas colocan sus colchonetas de yoga en la habitación.

Un nuevo miembro de la iglesia llamada Elizabeth Rankin de Edmonds, dijo que nunca había combinado antes una hora de adoración con el ejercicio. Myron, dijo: “Estamos intensificando nuestra fe con la disciplina espiritual”.