Papa insta a las monjas a ser madres y no ‘solteronas’

El Papa instó a que las monjas que si bien han hecho el voto de castidad deben fecundar hijos espirituales para la Iglesia y no convertirse en solteronas.

  • Iglesia    
  • 10 may 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Ciudad del Vaticano-. El papa Francisco resaltó el valor de la castidad en las religiosas, pero dijo que esa castidad debe ser “fecunda, una castidad que genere hijos espirituales para la Iglesia”, y que las monjas deben ser “madres y no solteronas”.

El pontífice, hizo estas manifestaciones ante 800 religiosas, pertenecientes a 1.900 órdenes, que han asistido a la asamblea plenaria de la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG), a las que recibió en el Vaticano y ante las que dijo que la pobreza “teórica” no sirve a la Iglesia, y denunció el afán de éxito de algunos hombres y mujeres de la Iglesia.

Francisco, se refirió a la obediencia, la pobreza y la castidad, los tres votos de las religiosas, y afirmó que la obediencia es escuchar la voluntad de Dios.

“La pobreza se aprende con los humildes, con los pobres, los enfermos y todos aquellos que están en las periferias existenciales de la vida. La pobreza teórica no nos sirve. La pobreza se aprende tocando la carne de Cristo pobre en los humildes, los pobres, los enfermos y los niños”, afirmó.

Sobre la castidad dijo que es un carisma, “que amplía la libertad de la entrega a Dios y a los demás con la ternura, la misericordia y la cercanía a Cristo” y muestra como el afecto “tiene su lugar en la libertad madura”.

“Pero por favor, una castidad fecunda, una castidad que genera hijos espirituales en la Iglesia. La consagrada es madre, tiene que ser madre y no solterona. Perdonadme si habló así, pero es importante esta maternidad de la vida consagrada, esta fecundidad”, subrayó.

El papa les puso como modelo a la Virgen María y dijo que no se puede entender a María sin la maternidad “y vosotras -añadió- sois iconos de María y de la Iglesia”.

Francisco habló también del ejercicio de la autoridad y recordó que Benedicto XVI, “con gran sabiduría”, denunció en varias ocasiones que para el hombre muchas veces autoridad es sinónimo de posesión, de dominio, de éxito, mientras que para Dios autoridad es siempre sinónimo de servicio, de humildad, de amor.

El papa Bergoglio recordó el evangelio de Mateo “Quien quiera ser grande entre vosotros, será vuestro servidor y quien quiera ser el primero entre vosotros será vuestro esclavo” para denunciar el afán de éxito en la Iglesia.

Fuente: EFE