Congregaciones se convierten en iglesias vaqueras para atraer más miembros

El crecimiento de este tipo de iglesias en los últimos 15 años fue suficiente para que el Seminario Truett de la Universidad de Baylor y la Universidad Bautista de Dallas, ahora ofrezca cursos para líderes de iglesias vaqueras.

  • Iglesia    
  • 5 sep 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nuevo México.- Mientras muchos pastores están preocupados cómo hacer para atraer a la gente a su iglesia, Steve “Doc” Timmons, de 57 años de edad, sube al púlpito con jeans, botas y un sombrero de paja. Los asientos están casi todos ocupados. Abre la Biblia y anuncia: “Los libros del Antiguo Testamento dejan una cosa clara: Es imposible para el hombre guardar la ley de Moisés”.

Es un día de adoración en Cowboy Church of Santa Fe County, Nuevo México.

El templo es en realidad un antiguo almacén. Su altar está decorado con sillas de montar, sombreros, botas, corbatas, ruedas de madera, todo al estilo vaquero. Al inicio de la ceremonia, la banda cantó una canción con un nombre divertido: “Creo que, en su corazón, Dios debe ser un vaquero”. Los fieles entusiasmados aplauden y cantar juntos.

El pastor Timmons, pasó 25 años trabajando como consultor en intervención de crisis en zonas de desastres en todo el mundo. Pero ahora ha decidido cambiar la apariencia de su templo por un lugar que parece que van a presenciar un evento de rodeo. En frente del templo, aparece un vaquero de rodillas ante una cruz, al lado de su caballo.

El mensaje de la señal es claro: “No somos perfectos, apenas perdonados”.

“En muchos sentidos, las personas que vienen aquí no son religiosos tradicionales. Es una manera sencilla de hacer iglesia. Hacemos hincapié en las relaciones más que la religión. Creo que es por eso que nuestras iglesias han pasado por esta explosión”, dice Timmons, refiriéndose a una falta de coordinación que dio origen a las llamadas “iglesias vaqueras”.

Ya hay más de 400 en 36 estados según un directorio web – http://www.cowboychurch.net/- Sin embargo, el sitio web oficial ahora enumera ocho congregaciones de este tipo en Canadá y dos en Australia.

El crecimiento de este tipo de iglesias en los últimos 15 años fue suficiente para que el Seminario Truett de la Universidad de Baylor y la Universidad Bautista de Dallas, ahora ofrezca cursos para líderes de iglesias vaqueras.

Algunas de estas iglesias han sido capaces atraer con éxito a la gente “sin iglesia” que nunca han ido a un templo evangélico. Iglesia Vaquera, más grande es la del condado de Ellis, Texas, ahora tiene un promedio de 1700 personas que asisten cada domingo. Otros son itinerarias, siguiendo los diferentes rodeos en una región determinada. Los líderes participan en desfiles de carrozas que se ven como algo salido de una película del “Salvaje Oeste”.

El teólogo Charles Higgs, coordinador del programa de evangelización de los bautistas de Texas, explica que hay una lección que aprender: “Las iglesias tradicionales tendrán que aprender a salir de sus paredes y hacer algo diferente de lo que están haciendo”.

Estas iglesias vaqueras no solo atraen a vaqueros, sino amas de casa, estudiantes, familias, vecinos y muchos “curiosos” que llegaron a conocer y decidieron regresar. El camionero Steve Meador, de 63 años de edad, asiste a la Cowboy Church of Santa Fe County, y ya lleva dos años, desde que fue fundada. “Encontré en esta Iglesia Cowboy, un grupo de personas que se toman muy en serio su relación con Jesucristo, con una total falta de soberbia”.

El pastor Rick Penner, de la Iglesia Cowboy Open Range en Whitney, Texas, dice: “La Iglesia Vaquera no es convencional… Nuestro santuario se parece más a un granero… Hasta hace poco tuvimos pacas de heno para que las personas se sienten”.

Una característica distintiva de estas iglesias son los centros de vida familiar. En Open Range hay una mini arena de rodeo. Los niños pequeños pueden “montar las ovejas.” Los padres juegan. “Cuando los niños pequeños… se ponen el casco, el chaleco… y montan en una oveja, están viviendo el sueño de todo niño, de 6 años: ser un vaquero”, dice Penner.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de NPR y Cowboy Faith