Diario británico asegura que el Papa Francisco está provocando el crecimiento de la Iglesia Católica

Los resultados, subraya el diario, sugieren que el encanto de Francisco “supone un soplo de aire fresco en una Iglesia llena de manchas por la serie de escándalos de pedofilia”.

  • Iglesia    
  • 19 nov 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

La elección del Papa Francisco ha provocado un aumento en las asistencias y las confesiones en la Iglesia católica apostólica romana, revirtiendo un largo declive, asegura el diario británico ‘The Sunday Times’.

Han transcurrido ocho meses desde que Francisco fue elegido Papa, y según el diario británico las catedrales de Gran Bretaña han registrado un aumento de alrededor del 20% en las congregaciones, atrayendo tanto a miembros nuevos como a creyentes que habían dejado de asistir a la iglesia.

Más de la mitad de los sacerdotes encuestados en Italia dijeron que han notado un aumento del apoyo a la Iglesia, mientras que en España también se ha revertido una década de crisis de asistencia.

Líderes católicos de Estados Unidos, Francia y América Latina, informan de un incremento de la cantidad de fieles. En Argentina, el país natal del Papa, el número de personas que se definen como religiosas ha aumentado en un 12%.

Los resultados, subraya el diario, sugieren que el encanto de Francisco “supone un soplo de aire fresco en una Iglesia llena de manchas por la serie de escándalos de pedofilia”.

Según anunció la Prefectura del Vaticano a finales de septiembre, el Papa Francisco, que fue elegido el pasado 13 de marzo y que es conocido por su afán reformador, su sencillez y su cercanía con la gente, ha cuadruplicado el número de fieles en audiencias.

Así, si en las 14 primeras audiencias de Benedicto XVI (2005-2013) se contabilizaron 150.000 fieles, en las del Papa Francisco la cifra se elevó a 800.000 personas.

Un artículo publicado en El Heraldo de Miami cita:

Jorge Mario Bergoglio es jesuita, de la orden expulsada del mundo católico por los reyes de España, Portugal, Francia, Sicilia, Malta y Parma, expulsión promovida por el papa Clemente XIV en el siglo XVIII. Se refugiaron en China, India, Japón y lugares no católicos. Hoy, con Francisco en el trono de San Pedro, surgen cosas como:

• Que los homosexuales tienen derecho a adorar a Dios (¿Y si lo aman quién soy para juzgar su amor?).

• Pedir sondeos, encuestas, sobre matrimonio gay, control de natalidad y divorcio (¿Estará buscado una Iglesia de consenso?).

• Dejar de lado la magnificencia de la representación de Dios en la tierra, y vivir como cura en Domus Sanctae Marthae, Casa Marta, dormitorio de sacerdotes en El Vaticano.

• Rehabilitar la línea de Pedro Arrupe, superior jesuita que acuñó la ‘teología de la liberación’, rechazada por Juan Pablo II al punto de menearle el dedo públicamente en gesto de no, no, no, a uno de sus principales proponentes, el cura poeta de la Nicaragua sandinista, Ernesto Cardenal.

• Recibir a uno de sus principales promotores, el padre Gustavo Gutiérrez, dando lugar a la impresión de que hay un regreso en marcha para liberales ‘liberacionistas’ de la teología de la liberación. El problema con esa teología lo describió poéticamente (¿Será teología de poetas?) el difunto arzobispo Helder Cámara, de Brasil. “Si les doy comida a los pobres soy un santo, y soy un comunista si pregunto por qué son pobres”.

¿Qué ha pasado? No lo sé, pero debe ser algo muy serio para que un tradicionalista como Ratzinger vaya contra la tradición y renuncie. ¿Y cómo es posible que el Colegio de Cardenales, lleno de gente nombrada por Juan Pablo II y Benedicto XVI, conservadores tradicionalistas y dogmáticos, haya elegido a Bergoglio?

Dos frases del papa Francisco explican su apertura a los rechazados, los homosexuales, los divorciados etc.: “Dios está en todos” (en ellos también, presumiblemente) y, “No hay límite a la misericordia de Dios”.

Quizás lo más sorprendente de este Papa sea que le quita a la Iglesia su monopolio o exclusividad sobre la salvación. “No solo los creyentes se salvan”.

“El Señor nos ha redimido a todos… no solo a los católicos… de otras religiones… también los ateos”.

Fuente: RT y El Heraldo de Miami