nav
Domingo 04 de Diciembre de 2016

New York Times destaca el resurgimiento calvinista en los EE.UU.

De acuerdo con The New York Post, el evangelismo está pasando por un “avivamiento calvinista”. Debido en gran parte a la difusión de las enseñanzas por parte de los pastores como Mark Driscoll, John Piper y Tim Keller.

  • Iglesia    
  • 21 ene 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

En los EE.UU. y en Europa hay una distinción entre los protestantes. Debido a su larga tradición religiosa, por lo general no se colocan en un solo grupo, como los evangélicos de países latinoamericanos.

Por eso existen las denominaciones históricas, -los más tradicionales- los liberales, los pentecostales y los evangélicos. Este tercer grupo son los creyentes que mantienen una visión más literal de la Biblia, defienden la existencia del cielo y el infierno, y se dedican a la evangelización.

Aunque minoritariamente, es uno de los grupos más influyentes del panorama religioso.

De acuerdo con The New York Post, el evangelismo está pasando por un “avivamiento calvinista”. Debido en gran parte a la difusión de las enseñanzas por parte de los pastores como Mark Driscoll, John Piper y Tim Keller. Ellos pastorean mega-iglesias, escriben libros y presentan video conferencia a través de Internet, llegando a millones de personas.

Los tres son calvinistas y defienden la teología conocida como TULIP, acrónimo en inglés que resume las llamadas doctrinas recopiladas por Juan Calvino, uno de los teólogos más influyentes de la historia.

Las enseñanzas de Calvino, -el reformador francés del siglo 16-, todavía están vivas.

Según las estadísticas, su doctrina está alcanzando a los fieles de entre 20 y 30 años de edad.

En el pasado, seguir o no seguir la doctrina calvinista dividió a las iglesias e incluso a las denominaciones. Durante siglos estas enseñanzas predominaron en las iglesias americanas y europeas. Sin embargo, en el siglo 19 el protestantismo parecía haberse inclinado en masa a una doctrina antagónica el arminianismo, que hizo hincapié en el libre albedrío en cuanto a la salvación y haciendo hincapié en las decisiones del hombre.

Aunque la gran mayoría de los evangélicos no es capaz de categorizar la teología de la iglesia donde se congregan, esto trata de una cuestión de suma importancia para los pastores y líderes.

La forma en que los calvinistas predican es diferente a lo que se ve en la mayoría de los programas de TV de los evangélicos. En realidad es todo lo contrario a lo que enseñan los predicadores de la “teología de la prosperidad” que prometen riquezas a los que tienen suficiente fe.

Collin Hansen hizo un estudio sobre el tema para escribir su libro: “Young, Restless, Reformed: A Journalist’s Journey With the New Calvinists” [“Jovenes, incansables, reformados: El Viaje de un Periodista con los Nuevos Calvinistas”].

Él explica que es común escuchar en las iglesias calvinistas cosas como: “¡Dios quiere que seas un buen padre! Aprenda siete maneras cómo Dios puede ayudarle a ser un buen padre”.

O bien: “¡Dios quiere que usted tenga un buen matrimonio! Aprenda tres maneras de hacer esto”. Por otro lado, dice Hansen, los que asisten a las iglesias calvinistas quieren que el predicador “hable de Jesús”.

En tiempos tan confusos como el que vivimos, los llamados neocalvinistas terminan ayudando a defender posiciones conservadoras en temas sociales y de las Escrituras. La mayoría no creen que las mujeres deban ser pastores o presbíteras. También son más difíciles de hablar de temas como el pecado, el cielo, el infierno y el regreso de Cristo.

Es bueno tener en cuenta que la Reforma Protestante (1517) está por cumplir 500 años y todavía hay iglesias que defienden lo que enseñó Lutero. Posiblemente los neocalvinistas seguirán leyendo y enseñando en los institutos como lo han hecho desde 1536 y en los próximos años, posiblemente utilizando sus tabletas.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Urban Christian