Africanos occidentales llenan iglesias para clamarle a Dios que los libere del Ébola

“Estamos en problemas aquí”, dijo el reverendo Marcus MacKay, ante el altar. “Pero ¿sabes qué? ¡No hay forma para que este diablo haga su trabajo!”.

  • Iglesia    
  • 12 ago 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

África.- Pobladores en Sierra Leona y Liberia llenaron las iglesias el pasado domingo para que Dios los libere del brote mortal del virus del Ébola. La gente desafió las advertencias oficiales que prohíben las reuniones públicas para contener la epidemia que ha matado a casi 1.000 personas en África occidental.

Sierra Leona y Liberia, ambos han sido declarados estados de emergencia para hacerle frente a la enfermedad altamente contagiosa e incurable, que también ha afectado su vecino República de Guinea.

Aún con todas estas advertencias la gente todavía se reúne cantar y orar en las iglesias de la capital frente al mar de Monrovia en Liberia, muchos de ellos ha comparado al Ébola con la brutal guerra civil que asoló el país entre 1989 y 2003, matando a casi un cuarto de millón de personas.

Una de las enfermedades más mortales conocidos por el hombre, el Ébola ha matado hasta el 90 por ciento de los que han sido infectados. Descubierto hace casi 40 años en lo profundo de los bosques de África central, sus síntomas incluyen hemorragia interna y externa, diarrea y vómitos.

“Todo el mundo tiene tanto miedo”, dijo Martee Jones Seator de la Iglesia Luterana de San Pedro.

“El Ébola no va a estremecer nuestra fe… porque hemos pasado por tiempos difíciles”.

Con la enfermedad ahora en cuatro países africanos – a raíz de la muerte de un ciudadano estadounidense en Nigeria -el mes pasado- que llegó de Liberia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó la epidemia como una emergencia de salud internacional.

Con ningún otro tratamiento disponible, las iglesias de Monrovia tienen baldes de plástico con agua clorada para que los adoradores desinfecten sus manos. En el interior, los pastores dijeron a sus congregaciones a seguir las instrucciones de los agentes de salud, algunos de los cuales han sido atacados por los lugareños aterrorizados por la enfermedad.

“Estamos en problemas aquí”, dijo el reverendo Marcus MacKay, ante el altar. “Pero ¿sabes qué? ¡No hay forma para que este diablo haga su trabajo!”.

En Sierra Leona, el obispo Abu Aiah Koroma de la Iglesia evangélica Flaming Bible en Freetown dijo que los precios han subido y están destruyendo la economía del país, la marca del Ébola es “un demonio”.

Hablando en medio de gritos diciendo “Aleluya” y “Amén” a la iglesia que estaba abarrotada, Koroma, pidió perdón para evitar que la plaga se siga extendiendo en el país.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com