Iglesias de Iowa distribuyen biblias en cada hogar de la ciudad

La Primera Iglesia Bautista (FBC, siglas en inglés) de Marshalltown dijo que, junto con otras 17 iglesias, obsequiaron unas 12.000 biblias en 12.000 viviendas.

  • Iglesia    
  • 21 abr 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Marshalltown, Iowa – Casi veinte iglesias de Iowa trabajaron juntos este fin de semana para distribuir biblias en todos los hogares de su ciudad.

La Primera Iglesia Bautista (FBC, siglas en inglés) de Marshalltown dijo que, junto con otras 17 iglesias, obsequiaron unas 12.000 biblias en 12.000 viviendas.

Tras una serie de crímenes violentos en la ciudad, Gerald Robinson, pastor de la Primera Iglesia Bautista, sugirió la idea durante una reunión de pastores a principios de este año.

Él tuvo la visión en su congregación para llevar a cabo la misión, así que otros pastores expresaron de inmediato interés y estaban ansiosos por participar.

“Lo que hizo que las otras iglesias se unieran tan rápidamente es que nuestro tiempo de oración se había centrado recientemente en lo que parecía ser una oscura nube sobre nuestra comunidad”, dijo Robison en un comunicado de prensa.

“Hubo un asesinato, un intento de asesinato, incendios premeditados y una persona asesinada a tiros en nuestra zona”, explicó. “Con todas las malas noticias que nos rodean, los pastores habían estado orando por la ciudad y vimos este proyecto como una manera de dar esperanza”.

El proyecto fue pronto nombrado “Esperanza para Iowa”.

Los pastores siguen reuniéndose juntos por este esfuerzo, la cartografía de la ciudad y la planificación es una estrategia para la distribución. Sin embargo, el proyecto requiere la recaudación de 18.000 dólares para la compra de miles de biblias, dijo Robison, resaltando que los donantes anónimos se presentaron para cubrir la cantidad exacta que se necesita para llevar a cabo la misión.

Además de distribuir 10.000 nuevos testamentos, 1500 biblias en español y 100 biblias birmanas, el objetivo era asegurarse de que todos tuvieran una copia de la palabra de Dios en su idioma. 500 biblias en letra también se regalaron.

Las congregaciones distribuyeron estas biblias durante un periodo de tiempo de tres horas, con la ayuda de cientos de cristianos como voluntarios que fueron de puerta en puerta para entregarles la buena noticia.

“Lo más importante es que todos estamos de acuerdo en que Jesús es la fuente de una esperanza real. Y queremos compartirlo con otras personas que más lo necesitan”, dijo Robison a las diversas iglesias que participaron en el esfuerzo”.