Pena de muerte para asesinos de una mujer afgana que fue acusada de quemar el Corán

Un juez afgano condenó a los cuatro hombres a muerte por el linchamiento de una mujer de 27 años acusada de quemar un Corán en Kabul, un caso que provocó indignación y protestas callejeras raras en contra del extremismo religioso en la capital.

  • Iglesia    
  • 18 may 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cuatro hombres afganos fueron condenados a muerte por matar a una mujer de 27 años de edad, en Kabul, Afganistán.

Un juez afgano condenó a los cuatro hombres a muerte por el linchamiento de una mujer de 27 años acusada de quemar un Corán en Kabul, un caso que provocó indignación y protestas callejeras raras en contra del extremismo religioso en la capital.

Uno de los condenados a muerte fue el cuidador de un santuario musulmán que acusó falsamente a la mujer de profanar el libro sagrado del Islam.

Ocho acusados fueron encarcelados por su participación en el ataque en el que una multitud golpeó y pateó a la mujer, de nombre Farkhunda, a la cual luego le prendieron fuego a su cuerpo en el centro de Kabul mientras los espectadores gritaban “Alá es grande”.

El juez Safiullah Mujadidi encontró también que otros 18 no eran culpables por falta de pruebas.

Sin embargo, los cuatro hombres condenados a muerte fueron declarados culpables de asesinato, en parte, sobre la base del material de archivo de un teléfono móvil.

Algunos de los detenidos fueron localizados después de registrar imágenes del ataque a los medios sociales y presumiendo de su participación.

Diecinueve policías también fueron a juicio, acusados de no hacer nada para detener la violencia. Sus veredictos y sentencias se pospusieron.

El ataque resultó ser un incidente de polarización en Afganistán, un país musulmán profundamente conservador. Inicialmente, algunos clérigos dijeron que el asesinato era una defensa del Islam.

Muchos otros estaban indignados por el ataque, incluso antes de que una investigación mostrara que Farkhunda había sido falsamente acusada.

Farkhunda, que era un estudiante del Islam, tuvo una disputa con Zain-ul Abedeen, el cuidador de un santuario local, sobre su venta de amuletos y otros amuletos de buena suerte. Ella consideraba la práctica no islámica.

Al parecer en represalia, la acusó públicamente el 19 de marzo de la quema de un Corán y la llevó a la multitud que la rodeara y la golpeara hasta la muerte.

Zain-ul Abedeen y los otros tres condenados a muerte pueden apelar contra sus sentencias.