nav
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Iglesia anula entregar arma como premio al miembro que trajera más visitas

El reverendo Ricky Bowen, pastor de la Primera Pentecostal, ha estado en contacto con Perrott con respecto a este tema. Kuhrt escribió más tarde que Bowen dio una sincera disculpa.

  • Iglesia    
  • 4 sep 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU., MISSISSIPPI.- Una iglesia de Mississippi ha retirado su oferta de dar un arma como premio al miembro de la iglesia que trajera más nuevas personas a la congregación para este mes.

Marcos Perrott, asistió a la Primera Iglesia Pentecostal de Aberdeen, Mississippi como un visitante. Una vez allí, oyó algo que lo alarmó: La iglesia estaba realizando un concurso para ver quién podría traer más nuevas personas a la iglesia durante el mes, y el premio era un arma AR15, que el pastor describió como una “máquina para matar”.

Perrott le contó a su amigo, el bloguero Jon Kuhrt, sobre el concurso en Primera Iglesia Pentecostal, por lo que Kuhrt escribió un artículo en su blog, según Christian Today.

“Junto con mi amigo Mark, estoy completamente perdido y sin entender por la forma de piensan y que no ve ningún problema en dar armas viciosas como premios para acercar a la gente a la iglesia”, escribió Kuhrt. “Después de todo, sólo fue un par de meses para que un hombre armado matara a nueve personas durante un estudio de la Biblia en Charleston, Carolina del Sur. Y apenas la semana pasada, se produjo en vivo un horrible tiroteo en Virginia contra un reportero y un camarógrafo”.

“¿Acaso estos hechos recientes no hace que los líderes de la Primera Iglesia Pentecostal reconsideren su premio?”, preguntó Kuhrt. “¿Acaso no golpea a nadie esto y que en la iglesia no es apropiado?”.

El reverendo Ricky Bowen, pastor de la Primera Pentecostal, ha estado en contacto con Perrott con respecto a este tema. Kuhrt escribió más tarde que Bowen dio una sincera disculpa.

El pastor Bowen dijo que su corazón sufrió porque nunca pensó que dicha promoción fuera a causar tal reacción por lo que le dijo a Kuhrt: “Tu publicación me abrió los ojos con una sacudida rotunda y alarmante. Confío en que no nos va a juzgar por elegir mal un premio. Sé que debe sonar extraño para usted, sin embargo, hemos tenido armas desde que éramos niños. Esa es la manera en que todos nosotros fuimos criados. Gracias por su puesto. Me encanta servirle a Cristo. El arma ya no es parte de la promoción. Que Dios lo bendiga ricamente a usted y su negocio. Tu siervo en Cristo”, dijo Ricky Bowen.

Perrott y Kuhrt estaban contentos de que la Primera Pentecostal tomó como una acción rápida en este tema. Perrott, que dirige un negocio de muebles, incluso se ofreció de darle a la iglesia una mesa café hecha a mano como un premio en lugar del arma.