Iglesias japonesas se quedarán sin fieles por rápido envejecimiento poblacional

Una “bomba demográfica” ha explotado, amenazando con paralizar a la tercera mayor economía del mundo. “El problema es que las jóvenes no tienen suficientes hijos para que el país avance”, indica una residente.

  • Iglesia    
  • 16 mar 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

JAPÓN, TOKIO.- El último censo de Japón confirmó la dura realidad de hace mucho tiempo señalado por comercios cerrados y pueblos abandonados en todo el país: la población se está reduciendo, literalmente. Su sociedad envejece rápidamente afectando el futuro del país. En la nación isla del pacífico son más los que mueren, que los nacen.

Una “bomba demográfica” ha explotado, amenazando con paralizar a la tercera mayor economía del mundo.

“El problema es que las jóvenes no tienen suficientes hijos para que el país avance”, indica una residente.

La población de Japón se ha reducido en un millón de personas desde 2008. A la vez los japoneses viven más tiempo.

Japón es hogar de la sociedad que más rápido envejece en todo el mundo. Hay unas 33 millones de personas mayores de 65 años, casi un 25 por ciento del país. Expertos advierten que esa cifra puede llegar hasta el 40 por ciento.

“Es algo sin precedentes. Ningún otro país en el mundo enfrenta una crisis así”, comenta Ryuichi Kaneko, del Instituto Nacional de la Población de Japón.

Kaneko dice que si la situación no cambia de forma drástica, la población de Japón caería de los 127 millones actuales a 107 millones en 2040… 87 millones en 2060… Y apenas 46 millones para 2100.

El Gobierno está en pánico. Hace diez años creó una agencia para motivar a las parejas a tener más hijos.

Sin embargo, un estudio muestra que los japoneses no están interesados en el sexo o el matrimonio. Un 50 por ciento de matrimonios dijeron que han dejado de tener sexo.

Entre las razones:

– 21 por ciento de los hombres dijo llegar muy cansados del trabajo.
– 23 por ciento de las mujeres dijo que el sexo es ‘molesto’.

“Es por eso que Japón se conoce en el mundo como el país con pocos niños”, dice Kaneko que también descubrió que millones de japonés no tienen citas.

Una encuesta de 2011 encontró que 61 por ciento de hombres no casados y 49 por ciento de mujeres entre los 20 y 30 años no tenían ningún tipo de relación romántica.

“Hay más mujeres trabajando hoy más que nunca, y eso es bueno, pues ayuda a la fuerza laboral de Japón. Pero eso también significa que las mujeres están eligiendo no casarse”, comenta una residente.

“La vida en la ciudad es muy cara. Comenzar una familia o tener hijos lo hace más desafiante”.

Una iglesia compuesta de ancianos

La caída en la tasa de natalidad, la reducción de la fuerza laboral y una mayor esperanza de vida es evidente en un hogar cristiano al oeste de Tokio. El director Satora Gasha no tiene personal para cuidar a los ancianos. Lo hace con voluntarios de la iglesia, muchos de ellos también son mayores de 65 años.

“Una fuerza laboral reducida significa que tenemos gente mayor cuidando a los más ancianos. Ésta crisis presiona al Gobierno y a la sociedad para cuidar a quienes envejecen”, precisa Satora Gasha, del Hogar de Cuido Higashikurume.

Expertos dicen que en los próximos 25 años la mitad de los pueblos de Japón podrían perder a muchos de sus jóvenes, especialmente mujeres entre los 20 y 30 años, mientras huyen a las grandes ciudades, dejando atrás a los jubilados.

“No hay muchos niños viniendo a la iglesia, solo mayores, y eso significa que la iglesia tendrá que cerrar algún día, porque no habrá suficientes personas para sostenerla”, dice Tazio Morimoto.

Morimoto pastorea una pequeña iglesia a las afueras de Tokio. La mayoría de los asistentes son mayores de 70 años, como los Takeda, que tienen 52 años de casados.

“Los jóvenes trabajan tan duro que no tienen tiempo de socializar o comenzar una familia. Oramos para que esto cambie”, dice Takeda.

Morimoto y otros pastores del área animan a los jóvenes a mudarse a los pueblos.

Original