Decenas de cristianos marchan y se unen en oración por Venezuela

“Estamos en esta marcha de oración y estamos motivados más que nunca para orar por Venezuela, porque la situación está tan crítica en Venezuela que solamente la oración y la unidad del cuerpo de Cristo”, Pastor Enrique Soto.

  • Iglesia    
  • 13 may 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

VENEZUELA.- En Venezuela, multitud de cristianos salieron a las principales vías de la ciudad de Caracas para unirse a una caminata de oración. En la actividad clamaron por el país y elevaron alabanzas al cielo.

Bajo el lema “Yo oro por mí país” decenas de cristianos marcharon y oraron por la unidad de la Iglesia y de rodillas alzaron un clamor de arrepentimiento por la nación.

El pastor Jaime Pérez comenta sobre la actual labor de la Iglesia en el país.

“Hoy hemos venido como pueblo de Dios a decirle a Caracas y a Venezuela que necesitamos volvernos a Dios, clamar al Señor y pedirle a Dios que intervenga en medio nuestro, en especial nos hemos reunido hoy para lanzar la campaña ‘No Matarás’, basado en la palabra de Dios, en el quinto mandamiento, que establece este mismo principio dicho por Dios”.

Pastores de la ciudad leyeron artículos del decreto espiritual para Venezuela y el pueblo unido acordó servir a favor de la unidad de la Iglesia mediante un pacto.

“Estamos en esta marcha de oración y estamos motivados más que nunca para orar por Venezuela, porque la situación está tan crítica en Venezuela que solamente la oración y la unidad del cuerpo de Cristo es lo que va a hacer que este país pueda mejorar y podamos solucionar los problemas que tenemos”, comentó el pastor Enrique Soto.

La actividad finalizó con la presentación de “No Matarás”, la cual tomara acciones en los diferentes medios de comunicación social con el objetivo de que los índices de violencia bajen en un periodo de tres meses.

La caminata de oración se organizó bajo la dirección de la Fundación Marcha para Jesús, que ha promovido movilizaciones masivas por más de 20 años en Venezuela.

Fuente: Mundo Cristiano