Iglesia usa diezmo para construir refugios para personas sin hogar

La iglesia dirigida es responsable del proyecto “Jesús Viene Sembrando la Palabra”, con el objetivo de satisfacer las necesidades de las personas sin hogar en Sao Paulo

  • Iglesia    
  • 25 jul 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

BRASIL. – El pastor Renato José Barbosa, que ya tiene 15 años en el ministerio, trabaja en colaboración con misiones urbanas hace 12 años. Con capacitación y estudios de grado en teología, también tiene un título en tecnología eléctrica, siendo propietario de un negocio en esta área.

La iglesia dirigida por él es responsable del proyecto “Jesús Viene Sembrando la Palabra”, con el objetivo de satisfacer las necesidades de las personas sin hogar en Sao Paulo, la ciudad más grande del país.

Además de la donación de alimentos y ropa, construyen pequeñas cabañas, con capacidad para dos personas.

Juntamente con otros voluntarios, establecieron estas tiendas de campaña en el barrio de Belén, que tiene cerca de 700 personas que viven en las calles. Se financia con el dinero de los diezmos y las ofrendas. Al contrario de lo que normalmente se ve en la televisión, el mensaje predicado para ellos no es la acumulación de bienes, sino la inversión de prioridad en la vida de los pobres.

“La presencia pública de la Iglesia tiene que responder a los necesitados”, explica, señalando que esto es una prerrogativa bíblica.

Y que esto es independiente de las creencias religiosas del destinatario, o cualquiera de las personas sin hogar.

Barbosa, se queja de que hay un “abandono” de las personas sin hogar por el gobierno y la iglesia tiene la obligación de investigar esto. “Los diezmos y las ofrendas de la iglesia son para invertir en la gente”, explica. Su iglesia no tiene que ver con templos de lujo. Su teología se experimenta en el día a día, la reunión con un tipo de público que no suele asistir a lugares de culto evangélicos.

La visión eclesiástica está bien definida, su congregación también invierte en proyectos de evangelización en las regiones desfavorecidas como el interior de Maranhão. Desde que el terremoto que sacudió a Haití en 2010, hacen viajes anuales a ese país, donde se han asociado con una organización evangélica que mantiene un orfanato. También realizan viajes misioneros a la India.