Cristianos visten de cilicio y salen a pedir a Dios por Sudán

Cientos de cristianos se reunieron vestidos de cilicio, pidiendo el perdón de Dios para la nación desgarrada por la guerra.

  • Iglesia    
  • 13 sep 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

SUDÁN. – Cientos de cristianos se reunieron en el sur de Sudán, vestidos de cilicio, en una manifestación de arrepentimiento, pidiendo el perdón a Dios por la nación desgarrada por la guerra. Liderados por el pastor John Edward Sebit, del Centro Cristiano de Avivamiento, los cristianos se reunieron en las calles de Yei el pasado sábado (10) para clamar por sabiduría, reconciliación y perdón.

“Queremos traer a la nación del sur de Sudán delante de Dios, vistiendo de cilicio como un símbolo de humildad, sabiduría y arrepentimiento, para que Dios nos pueda perdonar y desarrollar el país juntos”, dijo el pastor.

El grupo caminó a lo largo de las zonas residenciales y calles principales. Con micrófonos en mano, proclamando mensajes de la paz, reconciliación y arrepentimiento, fueron predicados por los líderes.

La guerra civil que se desencadenó en el país africano dio lugar a un número incontable de cristianos y otros civiles muertos. En este contexto, las iglesias se han convertido en fuentes de refugio para las personas que están en medio de los combates entre el presidente Salva Kiir y el primer vicepresidente Riek Machar.

“La cuestión humanitaria se hace más urgente por la falta de agua potable. Miles de personas se han refugiado en las iglesias y se está haciendo mucho para ayudarles, a pesar de miles de dificultades. La Cruz Roja Internacional ha enviado equipos a dos principales hospitales”, informaron fuentes de la iglesia en julio, cuando fue declarado un alto al fuego.

En marzo, los líderes cristianos confirmaron la denuncia realizada por las Naciones Unidas, que reveló los casos de violaciones en masa, niños quemados vivos o mutilados. Cerca de 2,5 millones de personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares, mientras que miles enfrentan hambre, señaló la ONU.