Estado Islámico fuerza a madre a ver muerte de hijo por no negar a Jesús

Alice Assaf dice que, durante un ataque del Estado Islámico, ella instó a su hijo a que se ocultara, pero el niño se negó, diciendo que no tendría miedo de morir a causa de su fe en Jesús.

  • Iglesia    
  • 27 oct 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una mujer cristiana asiria compartió un relato de cómo los miembros del grupo terrorista Estado Islámico asesinaron brutalmente a su hijo delante de sus ojos, porque él no negó su fe en Jesús.

Durante una entrevista con el grupo de derechos humanos con sede en California del Sur ‘Roads of Success’, Alice Assaf recordó cómo el Estado Islámico invadió en su ciudad natal de Adra al-Ummaliya, en los suburbios de Damasco, en 2014, e inmediatamente comenzó a matar a todos los cristianos.

“Los miembros de 200 familias diferentes murieron delante de nuestros ojos”, dijo Assaf, de acuerdo con una traducción al inglés proporcionado por el Ministerio en un video publicado en YouTube. “Estaban disparando y ejecutando a muchos. Entonces les dije a mis hijos que era mejor morir en nuestro propio hogar, para nuestros otros familiares supieran lo que nos pasó cuando llegamos a casa, una persona me dijo: El Estado Islámico está matando a todos los cristianos”.

Assaf dijo cómo militantes mataron y continuaron masacrando al menos seis hombres y alrededor de 250 niños – todos menores de cuatro años de edad – a partir de una panadería cercana.

“Más tarde los militantes agarraron a seis hombres fuertes que trabajaban en una panadería y los quemaron en el horno”, explicó. “Después de eso, se llevaron alrededor de 250 niños y los trituraron en una máquina para amasar pan”.

Poco después, los miembros del ejército sirio comenzaron a esconderse en casa de Assaf. “Le dije a mi hijo que podría morir a causa de los soldados escondidos en nuestra casa”, dijo ella. “Mi hijo respondió: ‘Prefiero morir que huir’. Por eso, cuando el Estado Islámico rompió en el complejo de apartamentos en el que vivimos, mi vecino lo vio y le pidió a mi hijo que usase un nombre musulmán, Khaled, pero él le dijo: No. No quiero morir con el nombre de Khaled”.

“Mi hijo me dijo, ‘No, mamá, no quiero morir con una identidad que no es la mía. Prefiero morir con el nombre de George”, dijo Assaf. “Insté a mi hijo, a que se escondiera, pero se negó y dijo: ” No me quiero ocultar. Usted es la persona que me enseñó lo que Cristo dice: Cualquiera que me niegue delante de los hombres, también yo también le negaré delante de mi padre que está en los cielos”.

Por desgracia, Assaf y su familia fueron denunciados por vecinos musulmanes, que informaron al grupo terrorista que los soldados estaban escondidos en su casa. Inmediatamente, los combatientes del Estado Islámico irrumpieron en la casa de la familia y les ordenaron convertirse al islam.

“Entonces, atacaron nuestra casa enojados y detuvieron a mi hijo”, explicó. “Me dijeron que no lo iban a matar si él abandonaba su fe cristiana, Pero él les dijo: Nunca dejaré mi fe. Así que empezaron a golpearlo en la habitación de invitados. Lo llevaron a el patio y le dispararon delante de mis ojos. Ellos lo mataron”.

Assad dijo que se consuela con el hecho de que su hijo murió como un verdadero cristiano, pero dijo que todavía siente el dolor por la dura perdida de su hijo, que ni siquiera tuvo un entierro decente.

Los cristianos asirios son históricamente uno de los primeros habitantes de Irak y Siria y sufren persecución extrema a manos de los combatientes del Estado Islámico. Desde que comenzaron a superar a grandes zonas de Irak y Siria en 2014, el Estado Islámico mató, torturó y expulsó a miles de cristianos asirios en un esfuerzo por limpiar la zona de gente y erradicar cualquier tipo diferente de la fe del islam.

El World Watch Monitor informa de que muchos de los que fueron expulsados ​​de sus hogares les fue prohibido volver a sus hogares y se encuentran en medio de un fuego cruzado, aunque el Estado Islámico está perdiendo territorios en Oriente Medio.