Iglesia Cuadrangular lamenta muerte de 8 miembros en accidente aéreo

Mientras tanto, la Agencia de Aviación de Brasil dijo que la grabadora de voz de la cabina de mando de British Aerospace 146 y el registrador de datos de vuelo han sido encontrados en los restos y que los expertos ya lo están revisando.

  • Iglesia    
  • 1 dic 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

COLOMBIA.- La comunidad de la iglesia Global Cuadrangular está sufriendo las muertes de ocho miembros quienes murieron en un accidente de avión en Colombia. Las autoridades están buscando indicios de por qué el avión cayó poco antes de que fuera a aterrizar en Medellín, el lunes por la noche. El accidente mató a todos menos a seis de las 77 personas a bordo, incluyendo casi todo el equipo de fútbol Chapecoense, en el sur de Brasil.

“Varios de nuestros líderes locales de Chapeco estaban en el avión y por lo menos ocho miembros de la Cuadrangular estuvieron entre las víctimas”, escribió Glen Burris, presidente de la iglesia Global Cuadrangular, en una publicación en Facebook.

Él agregó que estaba “orando por todo Brasil, incluyendo a la iglesia en Chapeco, que está sufriendo inmensamente”.

Mientras tanto, la Agencia de Aviación de Brasil dijo que la grabadora de voz de la cabina de mando de British Aerospace 146 y el registrador de datos de vuelo han sido encontrados en los restos y que los expertos ya lo están revisando.

Originalmente, funcionarios colombianos dijeron que el avión sufrió un fallo eléctrico, pero que la fuerte lluvia también fue un factor cuando la tripulación declaró una emergencia, el lunes por la noche.

Sin embargo, las autoridades tampoco descartan la posibilidad de que el avión se quedara sin combustible justo antes de que estaba listo para aterrizar. Una auxiliar de vuelo aparentemente dio ese reporte a los rescatistas, y los funcionarios esperan entrevistarla pronto.

El equipo de fútbol Chapecoense estaba en medio de una espectacular vuelta de temporada. Apenas dos años después de entrar en la liga de Brasil por primera vez en décadas, estaba listo para jugar en el campeonato de uno de los torneos más prestigiosos de Sudamérica.

Veintiún periodistas brasileños viajaban con el equipo para ver lo que iba a ser el primer partido el miércoles en la final de la Copa Sudamericana de dos partidos contra un equipo de Medellín.

Fuente: Mundo Cristiano