nav
Viernes 22 de Septiembre de 2017

Madre glorifica a Dios porque su bebé sobrevivió tras accidente

El bebé fue arrojado fuera del carro tras el impacto con un camión. A pesar del grave accidente, Bryce sólo tenía un rasguño en la frente.

  • Iglesia    
  • 6 dic 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

TEXAS, EE.UU.- La escena se parece más a una película de terror, pero no hubo cámaras que filmarán lo ocurrido la noche de viernes en Texarkana, Texas (EE.UU.). Un bebé de ocho meses voló por los aires después de haber sido expulsado de la ventana del carro en que se transportaba tras el impacto de un camión. El bebé cayó en un colector de aguas pluviales a 25 metros de distancia, según CNN.

La bebé identificado como Bryce Hale fue encontrado por los equipos de rescate y sólo con un rasguño en la frente.

Ellos dijeron que sólo una “intervención divina” podría haber salvado su vida.

Bryce estaba viajando con su madre, Jakesia Colson, su tía, Shameerah Colson, una amiga de su madre Trina Johnson, la mujer que conducía el vehículo, además de la hija de Trina. El carro iba cruzando la autopista, el 25 de noviembre, cuando un camión los golpeó.

La bolsa de aire contuvo a Trina y evitó que saliera del carro. Ella fue golpeada por otro vehículo, pero sobrevivió. Pero Jakesia, que también fue expulsada del carro, comenzó a buscar a su hija Bryce.

“Empecé a correr arriba y abajo de la carretera mirando a todas partes, llamándola por su nombre”, dijo Jakesia.

“No escuché el llanto del bebé, ni gritos del bebé, nada. Me asusté, pensé que había muerto. Fueron los peores 15 minutos de mi vida”, recordó.

Los socorristas encontraron a Bryce en un colector de aguas pluviales y estaba viva. Las autoridades dijeron que al parecer la niña rodó por el desagüe. Los equipos de rescate dijeron que escucharon un pequeño ruido cerca de un pedazo de heno y encontraron a la niña en el desagüe.

“La bebé estaba sentado y mirándonos, esperando por nosotros para salir de allí”, dijo el bombero Josh Moore. “Tuvo que haber algún tipo de intervención divina para que ella no fuera herida”, agregó.

“Sé que fue un milagro”, dijo la madre.  “Estaba tan feliz”, continuó Jakesia. “Empecé a llorar y di gracias a Dios por salvar a mi bebé, por salvarnos, por no haberse llevado a mi ángel. Ella es mi hija, un milagro”, agregó.