nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Ex actrices porno testifican como Jesús les dio nueva vida

Crissy Outlaw y Brittni de la Mora relatan cómo Jesús les dio una nueva vida para servirle a Dios.

  • Iglesia    
  • 22 abr 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Ellas ganaron fama y fortuna en la industria del entretenimiento para adultos como actrices en películas porno, pero dejaron todo para servir a Dios. Crissy Outlaw, de 41 años, y Brittni de la Mora, 30 años de edad, cada una a su manera, son ahora madres y llevan a cabo el ministerio pastoral.

Al dar su testimonio en las iglesias, Crissy relata que tuvo una infancia difícil. Sus padres eran católicos, pero ella no siguió las enseñanzas que recibía en el hogar y en la iglesia.

Abusada sexualmente a los 4 años de edad por un vecino adulto, ella dijo que el abuso continuó durante algunos años. Siempre tenía problemas de autoestima y depresión. Ella creció pensando que había “algo” en lo que había provocado la situación, algo que nunca dijo a sus padres.

A los 17 años quedó embarazada de un novio y, finalmente, decidió abortar cuando se negó a llevar al niño. “Fue una de las cosas más traumáticas que me han ocurrido”, dice hoy.

Alrededor de este tiempo se convirtió en modelo. Esto la condujo a una carrera como actriz porno a los 23 años. Años después apareció en las páginas de la revista Playboy.

Vacío y maltrato

Dijo que ganó mucho dinero y por un tiempo ella tuvo su propio sitio porno, pero en su interior había un gran vacío. Durante la grabación de algunas películas confiesa que su mayor deseo era morir.

Tuve muchas relaciones en las que buscaba la aceptación. Sin embargo, debido a su profesión, dijo que con el tiempo se involucró con personas que la maltrataban y la miraban como un objeto sexual.

Crissy hizo más de 50 películas para adultos entre 2001 y 2006, convirtiéndose en el momento en una de las más populares estrellas de la pornografía de los EE.UU., mientras que utilizaba el nombre Crissy Moran.

Hasta que un día, cuando tenía 31 años de edad, ella dijo que no podía soportarlo, porque se sentía “destrozada por dentro”. Se arrodilló en el piso de su casa de lujo y gritó pidiendo ayuda divina. “Me dije, Dios, si eres real, necesito que me enseñes. Necesito una señal, porque todo lo que sé sobre el amor no es correcto. Necesito sentirte en mi vida”.

Al día siguiente, ella fue a un estudio donde su novio de la época hacía una película para adultos. Durante una pausa en la filmación, ellos salieron con unos amigos. Sorprendentemente uno de ellos, ahora era un cristiano, comenzó a hablar de Jesús con ella.

Crissy dijo que lo vio como una señal divina. Ella oró, aceptó a Jesús y decidió que a partir de aquel día no haría nada que la involucrara a la pornografía, a pesar de que su carrera estaba en su apogeo.

Más tarde, comenzó a asistir a una iglesia local. Un año más tarde, conoció a su futuro marido, Lawton Outlaw, que era un pastor de jóvenes. Se casaron en 2013 y Crissy fue consagrada pastora.

Hoy en día, además de ayudar al marido en la iglesia, colabora con el ministerio XXXChurch, que mantiene la mayor página web contra la pornografía en el mundo. Da su testimonio en varias iglesias en todo el país, lo que demuestra que Jesús puede cambiar la vida de todo tipo de personas, incluso la de actores porno.

275 películas y tres millones de dólares

La historia Brittni de la Mora es similar. Durante su juventud, ella luchó contra la adicción a las drogas, la depresión y trastorno de alimentación. “Estaba siempre muy deprimida. Las drogas eran la única cosa que me ayudaba a pasar el día, porque me daban un poco de energía y un falso sentido de felicidad”, explica.

Ella mantuvo una carrera ocupada, a partir de la industria del sexo a los 16 años cuando trabajaba como stripper en su ciudad natal de Santa Bárbara, California. Brittni dice que su infancia estuvo llena de abandono e inestabilidad emocional.

Descubrió que exhibir su cuerpo generaba deseo en los demás y por dos años trabajó como bailarina en un club. Hasta que un día, un director de cine porno la invitó a una audición como actriz. El dinero estaba bien y quería terminar de pagar la universidad.

A los 18 años grabó su primera película. Dice que en su cabeza lo único que pasó fue: “Eso es increíble. Las personas me van amar y seré una estrella”.

Después de unos meses en la industria del cine para adultos, un director comentó que ella estaba gorda. Para una joven que luchaba mucho tiempo con trastornos de alimentación, fue un shock. Con el tiempo acabó entregándose a la cocaína después de escuchar el consejo de un amigo que esto la haría perder peso rápidamente.

Durante siete años de su carrera, actuó en no menos de 275 películas, la mayoría con el seudónimo de Jenna Presley. Se calcula que ganó cerca de 3 millones de dólares, pero desperdició una fortuna en medicamentos. A pesar de la etiqueta de “estrella”, ella cayó en una profunda depresión e incluso llegó a considerar el suicidio, según publica Daily Mail.