nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

A los 70 años, misionero funda 20 iglesias en las montañas

El misionero Elia vio su ministerio de evangelismo itinerante convertirse en un proyecto de formación de pastores, que hoy encabezan cerca de 20 iglesias domésticas.

  • Iglesia    
  • 20 jul 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

INDONESIA.- Cuando el misionero Elia comenzó con su trabajo de “sembrar el Evangelio” en las montañas de Indonesia, no imaginaba que su ministerio sería usado por Dios para la salvación de tantos hindúes, que vendrían a consagrarse a Jesús.

Morador de la región, decidió comenzar a compartir el mensaje del Evangelio de una manera sencilla, aprovechando las oportunidades que tenía, como por ejemplo, mientras vendía jabón de casa en casa.

Pero el número de convertidos al Evangelio comenzó a acumularse, hasta que terminó formando una iglesia doméstica.

Actualmente, este ministerio ya ha dado lugar a aproximadamente 20 iglesias en este perfil, establecidas en las aldeas y cada una de ellas está formada por cerca de 10 a 50 miembros. En cada congregación, un líder entrenado por Elia dirige las reuniones.

El misionero explica que a pesar de que estos líderes no tienen una formación académica avanzada, no mira la base educativa de ellos, sino a la capacidad que ellos tienen de predicar la Palabra de Dios.

Uno de ellos se llama Putra* y tiene 51 años de edad. El hombre no completó la enseñanza media, pero predica el evangelio con dedicación mientras vende helados en las calles de la región.

“Él tiene muchas habilidades interpersonales y desarrolla buenas relaciones con los vecinos”, justificó Elia. Putra explicó que está atento a las oportunidades de hablar de Jesús, que se crean en la vida cotidiana, mientras que él vende sus mercancías.

“Cuando la gente pregunta acerca de mi fe actual, aprovecha la oportunidad para compartir sobre Jesucristo”, dijo Putra. A pesar de que Elia y Putra logran aprovechar las oportunidades de usar sus trabajos seculares como un “campo misionero”, no todos los cristianos de la región viven en esta misma situación y acaban no permaneciendo firmes en la fe, por no soportar la persecución de los extremistas hindúes.

Elia confesó que esta situación es realmente difícil y recordó que el mensaje del Evangelio también necesita ser acompañado de buenas obras en este escenario. “Tenemos que ser fuertes para seguir a Jesús, porque Él mismo nos sostiene. Él alimentó a miles de personas que le seguían y puede hacer lo mismo en nuestros días. Por eso, no podemos sólo predicar el evangelio y dejar a los hambrientos”, dijo Elia.

Hoy con 70 años de edad, Elia mantiene algunos proyectos sociales, en los que nuevos convertidos también pueden encontrar opciones de trabajo y tienen apoyo para enfrentar la persecución religiosa.

Elia proporciona agua a los agricultores y también enseña las habilidades para criar ganado, plantar bambú, además de algunos tipos de árboles para vender madera. Todas estas acciones han ayudado mucho a los nuevos convertidos al cristianismo, que acaban sufriendo con el preconcepto de la sociedad de mayoría hindú.

Elia destacó que a pesar de las dificultades, Dios ha sido fiel y ha fortalecido su ministerio a lo largo de los años. “Cuando estudié teología, fui enseñado a depender enteramente de Dios y Él, increíblemente, siempre envió el dinero necesario para todos nuestros proyectos por medio de personas desconocidas”, dijo, expresando su gratitud, ha publicado el ministerio Puertas Abiertas.

Los nombres citados en esta materia son ficticios y la imagen es meramente ilustrativa, por razón de seguridad de estos misioneros y nuevos convertidos.