nav
Martes 21 de Noviembre de 2017

Cierran iglesias para convertirlas en bares y mezquitas

Este sería un síntoma de la era “post-cristiana” de la civilización occidental

  • Iglesia    
  • 19 oct 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- El que pasa frente de la Iglesia Brew Works en Pittsburgh, Pensilvania, ve una gran señal con lo siguiente: “En el octavo día el Hombre Creó la Cerveza”. A pesar de la apariencia de templo católico, desde 1996 el edificio construido en 1903, se utiliza para producir cerveza artesanal.

Este es sólo uno de los muchos bares y cervecerías que utilizan edificios de antiguas iglesias en los Estados Unidos. El número de templos cristianos que cerraron por falta de miembros se ha multiplicado en las últimas décadas en todo el país.

La opción de muchas denominaciones fue vender los edificios, que, después de ser reformados, pasan a servir para otras funciones.

En Europa, esta ya es una tendencia bastante antigua, pero por ahí la mayoría de las iglesias se transforman en mezquitas islámicas. Por ejemplo, en Dublín, capital Irlanda, la mayor mezquita ocupa el edificio que durante siglos abrigó a la iglesia presbiteriana. Las historias similares pueden ser contadas sobre antiguos templos cristianos en países como Chipre, Inglaterra, Francia y Alemania.

Para los estudiosos, este es un síntoma de la era post-cristiana de la civilización occidental.

Para los misioneros, un atestado porque esas iglesias fallaron en su misión. El teólogo Jim Denison apunta al Libro de Ezequiel como respuesta. Él cree que las iglesias necesitan ser amonestadas como fue el pueblo de Israel hace 2.600 años atrás. “Por medio de su profeta, el Señor advirtió a los judíos que “rechazaron mis leyes y no actuaron según mis decretos” (Ezequiel 5: 6). Como resultado, el Señor retiró su presencia (v.11) y trajo su juicio (v.12).

El estudioso dice que Dios expuso la idolatría reinante (cuando colocaban cualquier cosa o persona en lugar de Dios), denunció los pecados cometidos en sus casas de culto (Ezequiel 8) y el engaño de sus líderes (Ezequiel 11: 1-13), profetas (Ezequiel 13) y ancianos (Ezequiel 14: 1-11).

La Iglesia de hoy necesita redescubrir a Ezequiel, pues al mismo tiempo que parecemos estar caminando hacia ese trágico destino, la buena noticia es que Dios está listo para perdonar a quien se arrepiente y lo busca. Él lo hará “por amor a su nombre” (Ezequiel 20:44).

[ Fuente: Religion News ]