nav
Martes 21 de Noviembre de 2017

Joven que había muerto ahogado vuelve a la vida tras oración de su madre

Al llegar al hospital, el corazón de John dejó de latir por más de 60 minutos

  • Iglesia    
  • 23 oct 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Fue en una mañana de invierno cuando John Smith, de 14 años, cayó en un lago helado en Missouri (EEUU). Cuando el equipo de emergencia finalmente lo retiró, él había pasado cerca de 15 minutos sumergido en el agua helada. Al llegar al hospital, el corazón de John dejó de latir durante más de 60 minutos.

“Después de entrar en su habitación, puse mis manos en las suyas que estaban frías y cenizosas, yo sabía que se había ido”, dijo la madre de John, Joyce Smith, a Góspel Herald.

” Empecé a orar en voz alta, pidiendo a Dios por la vida de mi hijo y la invocación del Espíritu Santo, diciendo: ‘Por favor, devuélvame a mi hijo . ‘” Y entonces, sucedió algo milagroso.

Después que Joyce oró por su hijo, su pulso volvió inmediatamente, dejando a las enfermeras sorprendidas. “La enfermera había chequeado el pulso de John durante 27 minutos, y no había ningún latido”, dijo Joyce. “Ella me dijo:”En el instante en que oraste, algo movió el cuerpo de John con tanta fuerza que me empujó hacia atrás y de repente sentí un pulso”, se sorprendieron”, subrayó.

Libro y Película

La increíble historia de John, de sanación y restauración, es el tema del libro “The Impossible”, escrito por su madre.

Una película también está siendo desarrollada por 20th Century Fox, por el productor ejecutivo DeVon Franklin (El Cielo es Real y los Milagros del Paraíso).

“Mi familia no está divulgando esta historia para nuestro beneficio”, dijo John. “Estamos haciendo esto porque nuestro país necesita esperanza, no somos la respuesta, la respuesta es Dios, sólo estamos compartiendo la historia para que este país vea cuán grande es nuestro Dios, no está muerto, él está vivo y él “sigue impresionando cuán grande es”, relató el chico.

Tres años después, John recuerda poco sobre el accidente. Él, junto a dos amigos, Josh Sander y Josh Rieger, estaban en un parque local cuando el hielo en el Lago Sainte Louise se rompió, y los tres amigos se sumergieron en el agua. “En el momento, todos supimos que la posibilidad de los tres muertos era muy real”, dijo Josh. “Yo y Josh quedamos a unos 50 metros del muelle, y Josh estaba gritando: ‘Yo no quiero morir’, yo estaba gritando: ‘Llamen a emergencia’. Sander se salvó, y pude empujar a Rieger por encima del agua, salvando su vida “.

Sin embargo, John, no fue tan afortunado. “Yo recibí la llamada, escuchando que mi hijo estaba involucrado en un accidente terrible”, compartió Joyce. “Es la única llamada que todos los padres temen, no recuerdo cómo llegué al hospital, estaba orando, implorando a Dios para que guardara  a mi hijo. Esperamos 17 años para tenerlo, nosotros lo adoptamos de Guatemala”, dijo la madre.

[ Fuente: Gospel Herald ]