nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Con armas en el púlpito, pastores estadounidenses quieren evitar atentados

Larry Allen, de la Iglesia Bautista Nueva Vida, en Albuquerque, Nuevo México, declaró: “Nuestra oración en esas horas es gloria a Dios y páseme munición”.

  • Iglesia    
  • 18 nov 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Después de la masacre en la Primera Iglesia Bautista en Sutherland Springs, en Texas, hace dos semanas, un número creciente de pastores dicen estar preparándose para evitar que algo similar suceda en sus iglesias.

Barry Young es el instructor del “Entrenamiento de alerta y recepción de intrusos”, curso impartido en los últimos días para 80 personas de la Iglesia Bautista de Prairie, en Scotts, Michigan. “Lo que sucedió en Texas no es novedad, fue sólo algo mayor de lo normal”, dijo Young, vicepresidente de Strategos International, una empresa de seguridad que entrena a personas para tratar con un intruso violento y armado.

Sus mayores clientes son escuelas, iglesias e instituciones cristianas y ahora los pastores que están cambiando su mentalidad con respecto a la seguridad que deben tener su miembros a la hora del culto.

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, dijo en una cadena nacional de televisión que las iglesias “necesitan personas armadas, ya sea una seguridad profesional o algunos fieles que puedan responder cuando algo suceda de nuevo”.

Por las leyes actuales, las iglesias deben ser “zonas libres de armas”, es decir, sus asistentes no deberían entrar armados.

Al día siguiente, el pastor Robert Jeffress, líder de una mega iglesia con 10.000 miembros en Dallas, dijo que el templo donde se predica cualquier tirador tendría el valor de ir, sabiendo que los fieles no están armados.

Estas declaraciones generaron una fuerte reacción y amplia discusión teológica sobre el asunto. La empresa de Young relata que ya ha entrenado a más de 20.000 líderes de iglesias desde 2007. Pero después del tiroteo en la iglesia de Texas, su agenda se llenó tan rápido que ya está totalmente llena para 2018.

El entrenamiento ofrecido por Strategos curiosamente une detalles sobre las muertes por disparos en iglesias, estadísticas alarmantes sobre violencia urbana y versículos de la Biblia que hablan sobre guerra y el derecho de defensa.

“Yo quería que fuera 1950 … pero es 2017, y la iglesia debe cambiar”, dijo Young ante los alumnos de la Iglesia Bautista de Prairie. “¿Cuántas personas todavía tienen que morir antes de que la iglesia cambie?”. La mayoría permanece en silencio.

El pastor John Woullard, líder de la congregación, dijo que ya había marcado el entrenamiento antes, pero después de las noticias sobre la iglesia de Texas se convenció que era Dios mostrando lo que debía hacer.

Cada domingo, cerca de 200 entran al templo para el culto. La iglesia tuvo un equipo de seguridad durante tres años, después de que Woullard fue a un entrenamiento similar. “Mis ojos se abrieron para lo que está sucediendo en el mundo y como nunca sabemos lo que está sucediendo en nuestro edificio durante un culto”.

“La Biblia nos dice que nos acordemos  del tiempo por el que los días son malos. Necesitamos ser diligentes y entender los tiempos en que vivimos “, enfatiza Woullard. Él recuerda que en el libro de Nehemías, hay un relato que la gente tenía una herramienta de trabajo en una mano y una espada en la otra mientras reconstruían el muro de Jerusalén.

Al mismo tiempo, muchos pastores ha dicho que tendrá el púlpito armado. Larry Allen, de la Iglesia Bautista Nueva Vida, en Albuquerque, Nuevo México, declaró: “Nuestra oración en esas horas es gloria a Dios y páseme munición”.

Además de las reuniones de oración, él ahora lidera clases de defensa personal y enseña a los miembros a disparar. Él tiene una justificación: “Nuestro pensamiento ahora no es si va a suceder con nosotros, sino cuando va”.

[ Fuente: Christian Headlines ]