nav
Martes 24 de Abril de 2018

A los 117 años, el hombre más longevo de Brasil continúa yendo a la iglesia

Por la edad avanzada, Moacir Gonçalves recibe cultos en casa, pero no dejó la práctica de ir a la iglesia.

  • Iglesia    
  • 13 mar 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

RÍO DE JANEIRO, BRASIL.- Uno de los cinco hombres más longevos del mundo es brasileño. Su nombre es Moacir Gonçalves de Jesús y de hecho, él es de Jesús mismo. Él es cristiano, incluso con sus 117 años, todavía asiste a la iglesia adventista. No con la misma frecuencia de antes, pero siempre está presente en los cultos especiales.

Considerado el hombre más viejo de Brasil,  Moacir vive en Río das Ostras, en Río de Janeiro.

El pasado jueves (8) celebró un aniversario más, junto a sus familiares. Su récord fue registrado hace cuatro años por el Instituto Nacional del Seguro Social (INSS), teniendo como base el registro de jubilación.

Moacir es un hombre que conoce buena parte de Brasil. Él nació en Bahía, él se mudó a la ciudad de Río de las Ostras hace casi cinco años para vivir con Auriene Reyes de Jesús, nieta que fue criada por él. Hoy ella es quien lo cuida. “Él tiene una salud óptima, incluso mejor que la mía”, dice ella.

“Por supuesto que no tiene tanta claridad en el habla, debido a la edad, pero está súper bien”, resalta la nieta. Incluso, fue ella quien hizo que su abuelo conociera a Cristo. Moacir pasó a frecuentar la iglesia con Auriene y recibió estudios bíblicos.

Aunque era analfabeto, él mostraba interés por las enseñanzas bíblicas. Entonces, hace tres años se bautizó en una ceremonia en la playa. Su pastor le ofreció un bautismo en un tanque, con agua caliente, pero él quiso que fuera en el mar, como soñaba.

Con sus 117 años, Moacir ya no puede pasar tanto tiempo en el templo. Pero los miembros de la iglesia van hasta su casa para cultos domésticos. “Él canta, palmea sus manos, ora. Él entiende todo”, afirma la nieta.

Moacir conoce al menos 21 estados de Brasil, pues ha viajado bastante. A pesar de que nunca ha realizado el sueño de ser militar, recuerda algo emocionante. Moacir recibió una medalla de manos del presidente Getúlio Vargas.

Su fiesta de cumpleaños tuvo incluso una decoración especial. Con derecho a pastel de su propia figura. “Él no se quita la boina por nada”, cuenta Luciano Souza, que organizó la conmemoración. Su esposa murió hace cinco años cuando tenía 83 años.

[ Fuente: Noticias Ao Minuto ]