nav
Jueves 19 de Julio de 2018

Transgéneros son alentados a convertirse en sacerdotes en la Iglesia Anglicana

Para los obispos anglicanos, la Iglesia ya no debería “decir o insinuar a las personas que su orientación sexual o identidad de género será cambiada por la fe

  • Iglesia    
  • 29 may 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

INGLATERRA, REINO UNIDO.- Transexuales están siendo alentados a convertirse en sacerdotes de la Iglesia Anglicana de Inglaterra. Los obispos de Lichfield lanzaron una campaña de “diversidad”, divulgando un documento con nuevas orientaciones a los fieles y al clero. Ellos afirman que las personas LGBT “pueden ocupar funciones de liderazgo y servicio en la iglesia local”.

El material, titulado “acoger y apoyar a las personas LGBT “, lamenta que la reputación de la iglesia como un lugar hostil en relación a personas gays y transgénero está impidiendo a los jóvenes comparecer.

“Nosotros esperamos que ellos, como todos los demás, se sientan alentados a servir como líderes de la iglesia o aún líderes de alabanza, por ejemplo, y sean apoyados si quieren seguir vocaciones para ministerios laicos y ordenados”, dice la orientación. “No deberíamos decir a nadie que su identidad sexual o de género, por sí sola, los hace inadecuados para servir en el liderazgo de la Iglesia”.

El liderazgo anglicano, encabezado por el obispo Michael Ipgrave, también alerta contra “cuestionamientos intrusivos sobre prácticas sexuales o deseos de alguien, o sobre su experiencia de género”, afirmando que la práctica es “inapropiada”.

El año pasado, el Sínodo General de la Iglesia Anglicana del Reino Unido votó favorable a la petición que el gobierno prohíbe la llamada “terapia de conversión”, cuyo objetivo es ayudar a los gays a cambiar su “orientación sexual”.

También se aprobó la introducción de una nueva liturgia para el bautismo de transexuales en su nueva identidad, aunque a principios de año la denominación afirmó que eso no era necesario, pues las personas en estas circunstancias podrían usar la liturgia existente.

Para los obispos anglicanos, la Iglesia ya no debería “decir o insinuar a las personas que su orientación sexual o identidad de género será cambiada por la fe ni que la homosexualidad es un signo de falta de fe”.

El documento firmado por ellos también alerta para que la recriminación de esas prácticas no abra el camino para “abuso espiritual o emocional”. En conclusión dice que “la percepción de que la Iglesia es homofóbica y transfóbica está perjudicando nuestra misión, especialmente junto a los jóvenes. Necesitamos desafiar esa percepción, llegando hasta las personas LGBT con las buenas nuevas del amor de Dios y cuidando a todas las personas que vienen [a la iglesia].

Esta posición no es unanimidad en la Iglesia Anglicana, donde hay grupos conservadores que todavía se oponen al nombramiento de sacerdotes gays. Esta cuestión ya ha causado división en varios países, que no quieren seguir la orientación del liderazgo inglés.

[ Fuente: Telegraph ]