nav
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Estudio revela cómo está creciendo la iglesia a nivel mundial

La Iglesia ha experimentado un crecimiento espectacular y explosivo en Asia, África y América del Sur. El crecimiento de la Iglesia de África, en particular, es asombroso. En 1900 había menos de 9 millones de cristianos en África. Ahora hay más de 541 millones.

  • Crecimiento    
  • 26 jun 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

El Boletín Internacional de Investigación Misionera (IBMR por sus siglas en inglés) elaboró un informe donde revela las estadísticas religiosas a nivel mundial. Es una lectura fascinante y un meticuloso trabajo del Gordon Conwell Theological Seminary para el Estudio Global del Cristianismo.

1. La Iglesia está creciendo más lento en Europa y América del Norte

La buena noticia es que la Iglesia sigue creciendo en Europa y América del Norte.

El aumento es pequeño, pero hay un aumento a pesar de todo. Desde 1900 la Iglesia en Europa ha visto un aumento del 52,2, pasando de 368.254 millones en 1900 a 559,9 millones en 2015. Sin embargo, junto con el hecho de que la población mundial ha crecido en un 78 por ciento en el mismo período. Pero estas estadísticas no suenan bastante tan impresionantes. Aún más difícil sería el cambio en el porcentaje de europeos que ahora afirman no tener ningún tipo de filiación cristiana, que no es un dato que figura en el informe.

Molly Wall, director del programa de Operación Mundial, añade que en medio de la preocupación por la disminución general de los cristianos, los evangélicos en Europa pueden sentirse alentados por un “cristianismo evangélico que creció en fuerza y confianza en la mayoría de los países europeos desde la década de 1990 hasta la actualidad”.

2. La Iglesia está creciendo de forma espectacular en el resto del mundo

La Iglesia ha experimentado un crecimiento espectacular y explosivo en Asia, África y América del Sur. El crecimiento de la Iglesia de África, en particular, es asombroso. En 1900 había menos de 9 millones de cristianos en África. Ahora hay más de 541 millones. En los últimos 15 años, la Iglesia en África ha tenido un aumento del 51 por ciento, lo que da un promedio de alrededor de 33.000 personas, ya sea convertidas en cristianos o que nacen en familias cristianas cada día sólo en África.

Extrañamente, este crecimiento es a menudo recibido con cierto escepticismo por la Iglesia occidental porque sigue existiendo la convicción de que los cristianos occidentales deben ser felicitados por sobresalir en los ministerios de enseñanza para educar a los líderes de la iglesia o en recaudación de fondos para corregir desafíos teológicos en el resto del mundo.

A pesar del crecimiento estupendo, todavía hay una mentalidad colonial en las iglesias occidentales que desean restarle importancia a la obra de Dios en esos países.

3. El cristianismo es la religión más grande del mundo

Algunas iglesias se venden, pero el cristianismo es la religión más grande del mundo. Cuando se une toda forma de cristianismo, hay más de 2.4 mil millones de cristianos en todo el mundo. Así que poco más de un tercio de la población total del mundo reclama algún tipo de fe cristiana.

Esta cifra incluye lo que conocemos como cristianos nominales, que pueden saber muy poco de la fe cristiana y que no pueden practicar sus creencias, pero en un censo se declaran como cristianos. El Islam ocupa el segundo lugar, con 700 millones de aglutinados.

El profesor Brian Stanley, de la Universidad de Edimburgo del Centro para el Cristianismo Mundial, nos recuerda que el cristianismo “no comenzó en Europa occidental, ni ha sido nunca confinado exclusivamente a Europa occidental. El período en el que parecía estar indisolublemente ligado a la identidad europea occidental fue relativamente corto, que duró desde el siglo XVI hasta a principios del siglo XX”. El cristianismo solía tener su centro mundial en Israel, y más tarde en Siria y, finalmente, en Italia y Turquía. Ahora parece que el centro de gravedad se ha trasladado a África.

4. El cristianismo dividido ridículamente

El cristianismo está dividido por cuestiones doctrinales y otras cosas, dando lugar a una duplicación de esfuerzos. Hay más de 45.000 denominaciones cristianas diferentes en el mundo de hoy. En 1900 había 1.600 denominaciones. La mayoría de las denominaciones que existen se deben a disputas, por lo general sobre la doctrina, pero con frecuencia por conflictos personales.

Hay denominaciones que han sido fundadas, porque no estaban de acuerdo con el uso de instrumentos musicales en la adoración. Otras creen que los negros son los verdaderos judíos, la realidad es que somos cristianos divididos por cuestiones doctrinales humanas. Compartimos un conjunto común de creencias fundamentales, pero insistimos en reunirnos por separado.

A nivel mundial el potencial de la unidad cristiana es enorme. Los datos de IBMR sugieren que los ingresos combinados de los miembros de la Iglesia mundial están en algún lugar en la región generando unos 42.000 mil millones de dólares.

Esta cantidad es mayor que el PIB total de los EE.UU. y la Unión Europea combinadas. Los cristianos dan alrededor de 700 mil millones de dólares en un año, que es más que el PIB de 120 países del mundo, incluyendo Malasia, Noruega y Sudáfrica. Estas son cifras asombrosas y utilizadas de manera estratégica podrían hacer un gran impacto en los pobres del mundo, aliviar el sufrimiento y difundir las buenas nuevas de Jesús. Desafortunadamente, mientras seguimos así dividimos, el dinero a menudo se gasta en proyectos competitivos egoístas o en el mantenimiento de estructuras duplicadas.

5. ¿Cuántos ateos?

De acuerdo con este estudio hay alrededor de 136.400.000 ateos en el mundo, que es aproximadamente el 1,8 por ciento de la población mundial. Molly Wall explica que esta base de datos cuenta en gran medida como los ateos se identifican específicamente en una encuesta o sondeo.

De acuerdo a Wall: “Generalmente hablando, el mundo es cada vez más religioso, y se debe a que las poblaciones más grandes del mundo, las históricamente no religiosas (antiguos países comunistas, especialmente China) son cada vez más religiosas sus poblaciones ahora, así que las cifras globales totales reflejan ese cambio”.

A pesar de la creciente secularización en Europa, la Iglesia celebra su propio número y el ateísmo está en declive a nivel global. Lo increíble de estas oportunidades es que esto vale para la Iglesia en el mundo actual porque el evangelio está dando sus frutos en todo el mundo.