70 mil cristianos se reúnen para adorar dentro de una caverna

La Iglesia subterránea de Zabbaleen se encuentra en la “ciudad de la basura”

  • Crecimiento    
  • 30 jun 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EGIPTO. – En Egipto, alrededor del 90% de la población son musulmanes y la mayoría de los cristianos son coptos. Más de 70.000 cristianos árabes viven en asentamientos conocidos como Zabbaleen (nombre derivado del árabe para “pueblo de basura”). Esta región está en las afueras de la capital, El Cairo, es literalmente el vertedero de basura de unos ocho millones que viven en la metrópoli.

Por lo tanto, la población que vive alrededor de las montañas Mokattam, está formada en gran parte por los recolectores de basura.

Esta situación ha durado al menos cuatro décadas y tiene que ver con el hecho de que los cristianos siempre han sido una minoría perseguida en Egipto.

Desde 1976, cuando un incendio devastó la región, los cristianos comenzaron a reunirse en las cavernas existentes. Hay varios allí y la opción se debe principalmente a factores económicos, ya que no tienen que pagar el alquiler. La mayoría de ellos lleva el nombre de Monasterio de San Simón, un nombre que rinde homenaje al zapatero que dirigió los grupos de oración en cuevas durante el siglo X.

Se trata de la mayor iglesia cristiana de todo Oriente Medio y ahora tiene la capacidad para albergar al menos a 20.

000 personas cómodamente para el culto. En las cavernas cercanas se construyeron otros locales de uso para la iglesia. Como todas ellas están internamente ligadas, forman un enorme complejo cristiano subterráneo.

En estas “iglesias de las cavernas” alrededor de 70.000 cristianos se reúnen cada semana para adorar y alabar el nombre de Jesús. Para ellos es un fuerte testimonio de poderse reunir como en ninguna región cercada de países islámicos que no proporcionan libertad religiosa.

Markos Ayoub, uno de los líderes cristianos locales, lo resume así: “No es fácil ser un cristiano copto en el Medio Oriente hoy en día.” Debido a la inestabilidad política y los problemas económicos que enfrenta Egipto en los últimos años, muchos cristianos temen por el futuro del cristianismo.

Los más jóvenes, sobre todo, han abandonado el país para comenzar una nueva vida fuera del Oriente Medio. A pesar de todas las dificultades, ellos continúan dando testimonio de fe y perseverancia.