Franklin Graham condena que se permita a musulmanes rezar en Catedral de Washington

La admisión al servicio era sólo por invitación y la seguridad era estricta. El objetivo era poner de relieve la necesidad de la tolerancia religiosa y para las personas de fe que fueran capaces de llegar más allá de sus fronteras religiosas.

  • Ecumenismo    
  • 18 nov 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

El primer servicio de oración musulmán jamás organizado en la Catedral Nacional de Washington, una iglesia cristiana que ha sido hito en la capital de Estados Unidos, fue interrumpido el pasado viernes por un manifestante solitario anti-islámico y también fue criticado por el Rev. Franklin Graham.

La admisión al servicio era sólo por invitación y la seguridad era estricta. El objetivo era poner de relieve la necesidad de la tolerancia religiosa y para las personas de fe que fueran capaces de llegar más allá de sus fronteras religiosas.

La manifestante, una mujer de Michigan, quien no quiso dar su nombre, pero gritó “dejen nuestras iglesias solas” y “¿Por qué no se van adorar a su mezquita?” “Jesucristo está en la cruz de allí”, gritó ella. “¡Fuera de nuestra iglesia, dejen nuestra iglesia sola! “.

Ella fue retirada del servicio por un ministro y por la policía de la catedral. Después del servicio, la manifestante dijo que no fue detenida, y que no se hizo daño en el altercado. Ella no explicó por qué se interrumpió el servicio.

“Yo no lo hice por mí mismo”, dijo. “Lo hice por el Señor”, dijo ella.

Graham, hijo del evangelista Dr. Billy Graham y uno de los líderes cristianos más importantes de Estados Unidos, advirtió sobre el peligro de oscurecer la unicidad de Cristo: “Es triste ver a una iglesia abrirle sus puertas a la adoración de cualquier cosa porque el único y verdadero Dios de la Biblia, que envió a su Hijo, a la tierra para salvarnos de nuestros pecados es Jesús quien fue claro cuando dijo: ‘Yo soy el camino la verdad y la vida. Nadie viene al Padre, sino por mí “(Juan 14: 6)”, dijo en su página oficial de Facebook.

En un discurso durante el servicio, Ebrahim Rasool, el embajador de Sudáfrica para los Estados Unidos, que es musulmán, dio un sermón donde predicó la libertad religiosa y condenó a los extremistas musulmanes como una amenaza peligrosa para el mundo.

“Ellos invaden tierras, decapitan a los periodistas, ejecutan civiles y declararan la guerra a cualquier persona diferente a ellos”, dijo.

Campbell dio la bienvenida a la reunión religiosa, diciendo que la Catedral Nacional de Washington era “un lugar de oración para todos los pueblos”.

“Vamos a estirar nuestro corazón y tratemos de profundizar la misericordia para nosotros que adoramos al mismo Dios”, dijo.