nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Papa se reunirá con protestantes en Suecia ante 500° aniversario de la Reforma

El comunicado difundido por católicos y luteranos se comprende en la importancia que ambos atribuyen a este evento en el surco del camino ecuménico.

  • Ecumenismo    
  • 26 ene 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

SUECIA.- El Papa Francisco asistirá a las celebraciones por el 500° aniversario de la Reforma protestante encaminada por Martín Lutero. Se trata de un anuncio histórico difundido por luteranos y católicos. Se trata de un anuncio histórico difundido por luteranos y católicos, al concluir la semana de oración por la unidad de los cristianos, en la que el Pontífice celebra las vísperas en la basílica romana de San Pablo extramuros.

El 31 de octubre próximo, Jorge Bergoglio estará en la ciudad de Lund, Suecia, para una ceremonia conjunta que da inicio a las conmemoraciones por los cincos siglos del cisma que dividió a la iglesia cristiana.

“Ciertamente -subrayó el vocero vaticano, Federico Lombardi- se trata de un gesto de diálogo más bien notable y muy significativo”

“Fueron momentos de conflicto, de triunfalismo de una parte u otra.Esta vez trataremos de conmemorar juntos las cosas justas, buenas, surgidas de esos conflictos terribles con consecuencias de grandes violencias en la historia de Europa”, dijo monseñor Brian Farrell a radio Vaticana.

La ceremonia del 31 de octubre en Lund será presidida por el Papa; por el obispo Munib A.

Younan, presidente de la Federación Luterana Mundial; y por el reverendo Martín Junge, secretario general de la misma Federación. Y estará fundada en la guía litúrgica católico-luterana, “Common Prayer” (Oración común) de reciente publicación. Del comunicado difundido por católicos y luteranos se comprende la importancia que ambos atribuyen a este evento en el surco del camino ecuménico.

La participación de Francisco en Lund marca 50 años de relaciones ecuménicas comenzadas con el Concilio Vaticano II y hecha posible antes que nada por el documento fundamental que fue en 1999 la Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación, el problema teológico más relevante que dividía luteranos y católicos.

El 31 de octubre de 1517, el monje católico alemán Martín Lutero clavó en la puerta de la Iglesia del Palacio de Wittenberg, al sur de Berlín, las 95 tesis contra el abuso de las indulgencias, en las que se condenaba también la avaricia y el paganismo que reinaba en la Iglesia católica.

Ese acto marcó el inicio de la ruptura, lo que dio lugar en las siguientes décadas a masacres y guerras atroces y desarrolló un odio tenaz entre las dos comunidades cristianas. Sólo el Concilio Vaticano II, en el siglo XX, rompió con ese clima envenenado e instó al respeto mutuo.

La visita de Francisco a Suecia, uno de los países más secularizados de Europa y con menos católicos, sorprendió en el Vaticano.

El pontífice argentino ha manifestado en repetidas ocasiones su respeto por las iglesias protestantes, pero sin ocultar las profundas diferencias teológicas y sociales de las dos comunidades ante los cambios de la sociedad, ya que los luteranos son en general mucho más liberales y abiertos.

Con cerca de 50 millones de fieles en todo el mundo, los luteranos son una de las principales iglesias protestantes, al lado de los Bautistas reformados, pentecostales y evangelistas, siendo una de las más antiguas y prestigiosas.

“Es otro modo de ver la reforma de Lutero”, dijo el prelado, “porque lo que Lutero quería era corregir los abusos que, -debemos aceptarlo- existían en la Iglesia”, explicó Farrell.

El pontífice argentino se medirá con una iglesia luterana moderna, profundamente democrática, dirigida desde 2013 por una mujer, Antje Jackelen que ordena mujeres sacerdotes desde 1960 y tiene al menos dos obispos abiertamente homosexuales.

Los luteranos son mayoría en Suecia con cerca 6,5 millones de personas sobre una población de 9,5 millones. Los católicos son cerca de 92.000, según cálculos de la prensa católica.

Original

Original