Líder ortodoxo pide la “unidad de las religiones” en Brasil

El patriarca ortodoxo ruso realizó una ceremonia a los pies del Cristo Redentor en Río de Janeiro el sábado. Él llamó a la unidad de “todos los pueblos y civilizaciones, sea cual sea su fe, para terminar con el conflicto y la persecución de los cristianos que ocurre actualmente en el mundo”.

  • Ecumenismo    
  • 22 feb 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

BRASIL.- Francisco y el Patriarca Kirill, líder de la Iglesia ortodoxa rusa se reunieron en Cuba la semana pasada. Este fue un paso histórico en la restauración de las ramas occidentales y oriental de la cristiandad. Para muchos estudiosos, es una aproximación hacia una sola religión en el mundo.

La división de los ortodoxos y católicos se produjo en el año 1054 y fue causado por las diferencias teológicas y una lucha de poder entre sus líderes en Roma y Constantinopla (actual Estambul).

El 12 de febrero fue la primera vez en la historia que se reunieron un papa católico romano y un patriarca ortodoxo de Rusia para abordar los problemas de la iglesia. Los griegos ortodoxos ya tienen una relación más estrecha con el Vaticano.

La visita de Kirill a las Américas incluyó, además de Cuba, visitas a Paraguay, Chile y finalmente en Brasil, donde los ortodoxos rusos son cerca de 4.000, en su mayoría en el estado de Sao Paulo. Tras tres días en suelo brasileño, él se reunió en Brasilia con la presidenta, Dilma Rousseff, el viernes (19).

El patriarca ortodoxo ruso realizó una ceremonia a los pies del Cristo Redentor en Río de Janeiro el sábado.

Él llamó a la unidad de “todos los pueblos y civilizaciones, sea cual sea su fe, para terminar con el conflicto y la persecución de los cristianos que ocurre actualmente en el mundo”.

En su sermón, Kiril recordó que ortodoxos y católicos aún tienen diferencias en la doctrina, pero “podemos trabajar juntos… para poner fin a la descristianización de la civilización humana en el siglo XXI. Señaló que su solicitud se dirige a todos los hombres de buena voluntad, muchos de ellos pertenecientes a otras religiones, confesiones o incluso los que han perdido su fe.

Presente en la ceremonia ecuménica celebrada en Corcovado, el arzobispo de Río de Janeiro, Dom Orani Tempesta, celebró la visita del Patriarca de Moscú y de toda Rusia en Brasil. Considera que es una “unidad de anuncio y paz”, y dijo que el trabajo conjunto con los católicos puede “impedir las guerras en el futuro”.

El líder mundial de los ortodoxos rusos también advirtió que la falta de unidad de los países para combatir el terrorismo, sólo aumenta el temor de la población de un «gran guerra”.

“Tenemos que mantener intacto nuestro sentido moral, porque sólo la ley moral que fue dada por Dios puede servir para un consenso en la humanidad y puede servir como base para nuestra unión en nombre de un futuro mejor para nuestros pueblos y toda la raza humana”, dijo .

Para él, así como la persecución de los cristianos, el aumento de los abortos y el número de divorcios indica que el “pecado del hombre está perdurando”.

Original