nav
Sábado 19 de Agosto de 2017

Difunden un manual del fin del mundo para sobrevivir ante un apocalipsis zombie

Interpretaciones y sugerencias que marca el supuesto fin del mundo ha llegado a tal grado que ha estado circulando en la redes sociales un manual en imágenes para sobrevivir ante un apocalipsis zombie.

  • Escatología    
  • 23 oct 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

Casi el 15 por ciento de las personas en todo el mundo creen que el mundo se va a terminar y el 10 por ciento piensa que el calendario maya podría significar que va a suceder en este año 2012, según una nueva encuesta realizada en mayo de este año por Ipsos Global Public Affairs.

El fin del calendario maya, que abarca unos 5.125 años y que termina el 21 de diciembre 2012, ha provocado interpretaciones y sugerencias que marca el supuesto fin del mundo hasta tal grado que ha estado circulando en la redes sociales un manual en imágenes para sobrevivir ante un apocalipsis zombie.

El manual es titulado “Consejos para sobrevivir a la infección en caso de uno Apocalipsis zombie”. Las sugerencias mencionan primero que “evite ser mordido”, y destaca la importancia de advertir a los demás en caso de no haber podido evitarlo. “Evacúe en grupo” es el segundo ítem, estableciendo que las posibilidades de supervivencia aumentan en un 80% si la huida no es en solitario.

“Acumule provisiones” y “Ármese con todo” son los dos últimos puntos de recomendaciones. En otro sector de la imagen se destacan otros tips bajo el título: “¿Qué hacer en caso de un enfrentamiento inminente?”.

“Ya sea que crean que va a llegar su fin a través de las manos de Dios, o un desastre natural o un evento político, cualquiera que sea la razón, uno de cada siete cree que el fin del mundo está llegando”, dijo Keren Gottfried, gerente de investigación de Ipsos Global Public Affairs, que realizó el sondeo.

Aproximadamente uno de cada 10 personas en el mundo también dijo que estaban experimentando el miedo o la ansiedad sobre el inminente fin del mundo en este 2012. El mayor número se encontraban en Rusia y Polonia, una menor cantidad en Gran Bretaña.