26% de la población desean implantación de chips para accesar a Internet

Liz McIntyre, un experto en privacidad y coautora del libro “Spychips” -chips espías-, cree que es una cuestión de tiempo hasta que las grandes corporaciones y el gobierno sea capaz de realizar un seguimiento de todas las compras y controlar todos los movimientos de la población.

  • Escatología    
  • 20 nov 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

WND.- De acuerdo con una encuesta “Working from Mars with an Internet Brain Implant” realizada por la compañía de tecnología de Cisco Systems, una cuarta parte de los profesionales de entre 18 y 50 años sería voluntario para recibir un implante cerebral que le permita unir al instante sus pensamientos con la Internet.

Entre otras conclusiones, el informe revela que en el 2020, la mayoría de los profesionales creen que los teléfonos inteligentes y los “wearables” (computadoras portátiles) serán los dispositivos más importantes en el área laboral.

El estudio fue realizado con 3.700 adultos que tienen cargos ejecutivos en empresas en 15 países, incluyendo EE.UU., Japón, China, Rusia y Francia. La generación de profesionales nacidos entre 1980 y 2000, muestran un mayor interés, con el 26% que indica que les gustaría hacerse la cirugía. Los más viejos, que nacieron entre 1960 y 1980, solo totalizaron el 21%.

Liz McIntyre, un experto en privacidad y coautora del libro “Spychips” -chips espías-, cree que es una cuestión de tiempo hasta que las grandes corporaciones y el gobierno sea capaz de realizar un seguimiento de todas las compras y controlar todos los movimientos de la población.

“Quien trabaja con la tecnología, o incluso las personas ordinarias ven el factor de la novedad y no observan las implicaciones sobre la privacidad y la libertad… Esto es parte de este enfoque actual que genera una nueva industria tecnológica, en la que todos quieren ser parte”.

McIntyre, lamenta que la mayoría de la gente parece haber sufrido un “lavado de cerebro”, como para pensar que no pueden vivir sin estar conectados a Internet. “Observen a las personas que exhiben con orgullo sus teléfonos inteligentes; pero ya están rastreando los dispositivos… Tener sensores implantados en todas las personas será el próximo paso”, afirma.

La investigación de Cisco muestra que ya existe esta posibilidad y quieren ver cómo será la reacción del público. En particular, porque datos fueron divulgados en pocos días después de una publicación del The New York Times que reveló el desarrollo de los primeros “ordenadores portátiles”. Apple y Samsung dicen que ellos van a estar en la muñeca, mientras que Google desarrollará el rostro.

Katherine Albrecht, otra autora de “Spychips” es la directora de la organización Consumidores Contra la Invasión y Numeración de Privacidad de los Supermercados. En 2005, Albrecht entrevistó a cientos de personas mientras escribía su tesis doctoral en la Universidad de Harvard. El tema era para ver si les gustaría tener un chip RFID implantado.
En ese momento, hubo mucha resistencia, pero ahora está claro que el número de personas está abierto a experimentar esta fusión de la tecnología con el cuerpo humano que es cada vez mayor. Especialmente para los jóvenes, que son más hábiles y llamados a hacer “modificaciones corporales”.

Charlotte Iserbyt, autora del libro: “The Delibarate Dumbing Down of America” [La idiotización deliberada de América], dice estar asustada. “Esto refleja una adicción de proporciones todavía desconocidas… Imagínese cómo podrían ser las estadísticas si las generaciones actuales, cuyas vidas son moldeadas por la adicción a la tecnología desde la infancia estarían dominadas por un ‘aprendizaje’ cibernético y más invasivo”.

Los números de Cisco sorprendieron en otros aspectos. Más del 40% de los encuestados permitiría que sus proveedores tengan acceso a todos sus datos a cambio de un smartphone gratis con un plan de datos ilimitado. Poco más de 70% de los profesionales japoneses dijo que sus teléfonos inteligentes son más importantes que el sexo.