nav
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Científicos advierten de 15 catástrofes para el 2050

A pesar de nuestros avances tecnológicos, la humanidad no ha logrado resolver muchos de sus problemas, así lo advierte un amplia investigación realizada por Business Insider.

  • Escatología    
  • 9 abr 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

A mediados de siglo, probablemente vamos a tener carros autónomos, acceso a Internet de forma más extendida, y robots semi-inteligentes.

Pero a pesar de nuestros avances tecnológicos, la humanidad no ha logrado resolver muchos de sus problemas, así lo advierte un amplia investigación realizada por Business Insider.

1.-El número de personas que viven en las ciudades probablemente se triplicará: En 1950, poco menos de 750 millones de personas vivían en zonas urbanas.

Hoy, esa cifra se ha disparado a más de 4 mil millones – más de la mitad de la población de todo el mundo- y la tendencia al alza va a continuar. A mediados de siglo, alrededor de 6,3 millones de personas vivirán en ciudades.

Aparte de hacinamiento, la población es probable que estimule la propagación rápida de enfermedades infecciosas y virus, de tuberculosis o gripe. La disminución de los suministros de agua y saneamiento inadecuados sólo agravará la salud y provocará efectos negativos.

En comparación con las zonas rurales, las ciudades consumen alrededor de las tres cuartas partes de la energía mundial y producen la misma cantidad de emisiones de carbono a nivel mundial.

Por lo tanto, un aumento de la población urbana también ejercerá presión sobre la demanda de energía y generara más contaminación, que podría hacer que el aire tóxico se respire, similar a la situación en Beijing.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se estima que la contaminación del aire exterior ha causado 3,7 millones de muertes prematuras en todo el mundo en 2012. Esto sólo aumentará a medida que las poblaciones urbanas aumenten y la contaminación empeore.

2.- Aire contaminado y enfermedades respiratorias: En 2050, el número de muertes causadas por contaminación del aire -que incluye pequeñas partículas que se encuentran en el humo y la neblina emitidos por los automóviles y componentes tóxicos en productos para el hogar y materiales de construcción – se elevará, matando a más de 6 millones de personas cada año, de acuerdo con un informe reciente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD, por sus siglas en inglés).

Además que los cielos estarán más sucios, habrá un clima más cálido que acelerará las reacciones químicas que producen muchos contaminantes. Una de esas toxinas es el ozono troposférico, un químico que irrita el tejido delicado y el revestimiento de los pulmones causando tos, sensación de ardor, sibilancias y falta de aliento cuando se inhala.

En la India, donde el problema es especialmente malo, el OECD estima que alrededor de 130 de cada 1 millón de personas morirán prematuramente por la exposición al ozono troposférico.

3.-Más de la mitad de la población mundial no tendrá acceso adecuado al agua: Hoy en día, 1.1 mil millones de personas carecen de acceso al agua. Y 2.5 billones de personas (36% de la población mundial) viven en regiones del mundo donde experimentan estrés hídrico. El veinte por ciento del PIB mundial se produce en estas áreas.

Mil millones de personas, aproximadamente una sexta parte de la población mundial, se enfrenta diariamente a la escasez de agua, según la fundación Water Footprint Network.

Sin embargo, en 2050, este número probablemente aumentará. Cerca de 2 millones de personas vivirán en países, sobre todo en Oriente Medio y África del Norte, con escasez absoluta de agua, según el International Water Management Institute.

Aparte de la falta de agua potable, las poblaciones en estas áreas podrían no tener los medios para regar sus campos (por lo que sus suministros de alimentos se verían amenazados) o para otros usos domésticos, industriales y ambientales.

Actualmente, un tercio de los ríos del mundo – las aguas subterráneas para unos 3 mil millones de personas- se ha ido o desaparecido, según la Fundación Mundial de la Conservación. Con el crecimiento demográfico y el calentamiento global, la situación sólo empeorará. El efecto invernadero ha provocado la sequía de lagos y ríos como el dióxido de carbono y el metano, en el aire, lo que podría agravar el cambio climático.

Debido al deterioro del ciclo del agua, el mundo también se enfrentará a más sequías, incendios forestales lo que podría hacerlo por lo menos dos veces más destructivo para el año 2050.

4.-Los tipos de pescado que comemos podrían extinguirse: En este momento, el 87% de las poblaciones de peces en el mundo están clasificadas como sobreexplotadas o completamente explotadas.

Si el mundo sigue pescando al ritmo que lleva todas las poblaciones de peces podrían extinguirse para el 2050, según un informe de 2010 de la rama ambiental de la ONU. Para combatir el problema, muchas organizaciones, incluyendo la ONU y la Comisión Europea, han tratado de imponer límites de captura de ciertas especies.

No tenemos idea qué tipo de daño o pérdida de especies de peces podría causar a los ecosistemas de todo el mundo esto o cómo los cambios afectarán a la humanidad. Alrededor de 3 mil millones de personas reciben una quinta parte de sus proteínas por el consumo de pescado, por lo que es una de las fuentes más importantes que la carne de res. Incluso utilizamos una multitud de medicamentos elaborados a partir de especies marinas.

5.-Millones podrían quedarse sin comida: Cada década, el calentamiento global disminuirá la cantidad de comida que somos capaces de producir en un 2%, lo cual significa que en los próximos 10 años, vamos a perder 4,4 millones de toneladas de alimentos.

6.-Las selvas tropicales podrían enfrentar la aniquilación total: Cada año, perdemos una gran parte de la selva tropical con la cual conseguimos muchos de nuestros medicamentos que salvan vidas, la mayor parte de la deforestación es causada por la tala y la agricultura.

A este ritmo, entre un tercio y casi la mitad de la selva tropical se desvanecerá en el 2050, según un informe de la Revista Internacional de Climatología.

7.-Super bacterias podrían matar a 10 millones de personas cada año: En este momento, las infecciones ya no responden a los medicamentos, que una vez utilizados están matando a 700.000 personas al año. En 2050, ese número se prevé que alcance los 10 millones de muertes cada año.

El problema es que las bacterias se ha vuelto más resistentes a los antibióticos y esto se ha visto agravado por el hecho de que los médicos y farmacéuticos de todo el mundo dan libertad para el uso de medicamentos y los agricultores en todo el mundo los utilizan liberalmente en sus cultivos añadiéndolos a la alimentación animal, incluso cuando los animales no están enfermos.

Debido a este uso liberal, los antibióticos han sido encontrados flotando en el agua y enterrados en el suelo. El fin será que no estaremos preparados para vivir en un mundo donde millones de personas morirán a causa de infecciones que ya no se podrán tratar.

8.-Enfermedades se difundirán con facilidad: Un clima que va gradualmente en aumento ampliará la gama de insectos portadores de enfermedades mortales. Las personas afectadas tendrán poca inmunidad frente a la enfermedad. El resultado será que las enfermedades serán más mortales que nunca.

– Malaria: En 2030, 60.000 personas morirán de malaria, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En los últimos años, los mosquitos portadores de enfermedades (mataron a 630.000 personas el año pasado).

Al aumentar las temperaturas, más y más las áreas de todo el mundo serán cada vez más hospitalarias para las plagas. En 2050, 4,6 millones de personas estarán en riesgo de dengue, según la OMS.

9.-El número de personas que viven con demencia probablemente se triplicará: Como la gente vive más, estaremos confrontados con las llamadas enfermedades de la vejez.

Para 2050, se espera que el número de personas en todo el mundo que viven con demencia se triplique, pasando de 36 millones de personas a la asombrosa cifra de 115 millones de personas, según un informe reciente de la Organización Mundial de la Salud.

Más de la mitad de los que actualmente sufren de demencia – cuyos síntomas pueden ser lo suficientemente graves- viven en países de bajos y medianos ingresos. En 2050, ese número es probable que aumente a más del 70%.

10.-Huracanes podrían ser más frecuentes y más graves: Mientras nuestros abuelos probablemente vivieron una tormenta al escala del huracán Sandy, nuestros nietos podrán ver al menos 20 durante su vida.

Aunque el cambio climático es el más conocido y esto provoca los huracanes por la elevación del nivel del mar y el aumento de las temperaturas, también genera las tormentas más intensas. A medida que la Tierra se calienta, más vapor de agua se genera, el cual es el combustible para las tormentas.

Esta combinación podría hacer que los huracanes lleguen a ser hasta de un 300% más potentes de acuerdo con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

Dado que los océanos se calientan y el hielo marino del norte comienza a derretirse, los niveles del mar aumentarán también, lo que aumentará la frecuencia de las inundaciones en todo el mundo.

11.- Aumentos de los niveles del agua podría inundar las principales ciudades de todo el mundo: Los niveles del mar en todo el mundo podrían aumentar más o menos un metro – un poco más de 3 pies- si las emisiones de carbono continúan sin control.

Sin una planificación adecuada, las ciudades costeras de la ciudad de Nueva York a Calcuta y la India, serán devastadas.

Aumento de las aguas comienzan a cobrar su precio. Si los niveles del mar suben por apenas 1.5 pies (el nivel esperado para muchas ciudades, incluyendo la costa de Nueva Jersey), muchas personas perderán sus hogares. Ciudades perderán valiosos bienes.

Las crecientes olas se harán sentir de forma aguda en los EE.UU., donde en 2050 la mayoría de las ciudades a lo largo de la costa noreste probablemente verán más de 30 días de inundaciones cada año.

12.- Apagones a gran escala podrían ser comunes: Niveles de agua altísimos, más poderosas tormentas tropicales, y un mayor uso de la energía en todo el mundo conducirán a apagones generalizados.

En los EE.UU., los efectos serán peores en hacinamiento como en las ciudades nororientales como Nueva York y Filadelfia. Para el año 2050, hasta un 50% más de personas quedarán probablemente temporalmente sin energía. De Nueva Orleans a Connecticut, los apagones se incrementarán dramáticamente.

13.- Tendrás que renunciar a la privacidad: Mientras que los ciudadanos están cada vez más preocupados por el hecho de que el uso de aviones no tripulados y otras tecnologías violen sus derechos a la privacidad, la explicación se encuentra en la propia revolución digital.

El continuo crecimiento tecnológico casi con toda la probabilidad requerirá un mayor nivel de transparencia entre personas y dispositivos, es decir, un menor nivel de privacidad.

14.- Ciberataques podrían aumentar, causando daño tangible al mundo: En 2025, los expertos creen que las “naciones, grupos deshonestos e individuos maliciosos” intensificarán sus juegos de ciber ataques, de acuerdo con un informe del Pew Research Center y la Universidad Elon. De los 1.642 expertos encuestados, el 61% indica que los ataques causaran una pérdida significativa de la vida o la propiedad y costaran decenas de miles de millones de dólares.

Hoy en día, los países o los militares normalmente atacan en dos dimensiones, una de ellas es incursionar en el territorio del hackeo. Por ejemplo, el grupo Estado Islámico (también conocido como ISIS) lanzó recientemente su ataque cibernético y Rusia se rumorea que planea apoyar un grupo de hackers que será patrocinado por el estado.

15.- Petróleo podría llegar a ser carísimo: Con más gente vienen más casas y más carros y, por tanto, una mayor demanda de recursos energéticos. De acuerdo con un informe del HSBC, si el consumo de energía global continúa al ritmo actual, el mundo en el año 2050 tendrá:

– Un aumento del 110% en la demanda de petróleo, más de 190 millones de barriles diarios

– Una duplicación de la demanda total de energía

– Una duplicación de carbono en la atmósfera, a más de 3,5 veces la cantidad recomendada para mantener la temperatura a un nivel seguro.

Extraer el petróleo y gas natural del mundo podría llegar a ser incluso más caro y el precio por barril ascendería a 200 dólares.