Hija de Billy Graham: “El juicio de Dios está llegando y va a ser feo”

Anne Graham Lotz escribió recientemente en su página web que cree que “Jesús pronto regresará para tomar a todos sus seguidores y llevárselos al cielo con Él, en lo que se conoce como El Rapto”.

  • Escatología    
  • 18 may 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

ASHEVILLE, CAROLINA DEL NORTE – La hija de Billy Graham tiene una severa advertencia: el juicio de Dios se acerca y “va a ser feo”.

Anne Graham Lotz escribió recientemente en su página web que cree que “Jesús pronto regresará para tomar a todos sus seguidores y llevárselos al cielo con Él, en lo que se conoce como El Rapto”.

En su publicación Anne Graham Lotz, contó sobre una experiencia que tuvo cuando dirigió un seminario en el Centro de Entrenamiento Billy Graham en Asheville.

“Si bien esta será la liberación de su pueblo, ¿te imaginas el impacto en nuestro país y del mundo, cuando de repente cada cristiano auténtico desaparecerá? Instituciones se derrumbarán. Bancos cerrarán. El Mercado de Valores caerá. Los aviones caerán del cielo.

Carros se volcaran en la carretera. El gobierno en América en todos los niveles se desintegrará. Las familias serán destrozadas. Será una confusión sin precedentes, nuestra nación será vulnerable y nuestros enemigos aprovecharán el momento y nos atacarán. Habrá caos masivo, la confusión, el miedo, el dolor, la desesperación, la ira, la amenaza, peligro… el juicio”.

Anne Graham Lotz continuó diciendo: “Dios advierte claramente que su juicio está llegando a América y nuestro mundo, y va a ser feo. Lo sabía entonces y lo sé ahora”, escribió.

Desde el 2014 sonando la trompeta

Anne desde el 2014 ha insistido que el juicio de Dios se acerca por lo que ha instado a los cristianos a ponerse a cuentas con Dios.

En julio del año pasado Anne convocó en E.E.U.U., a un clamor nacional a la cual llamó: “777: Un Llamado Urgente a la Oración”.

Esta fue una convocatoria para el pueblo de Dios a que rogara durante 7 días en el séptimo mes a la vez ayunara por 7 horas.

El objetivo consistía: “En que Dios el Padre sujetara, protegiera y liberara a su pueblo del mal que ha entrado en nuestro mundo”, entre otros.

“Una de las cosas que me ha impresionado a mí es que estamos viviendo el fin de la historia humana tal como la conocemos. En obediencia, estoy tocando la trompeta… la voz de alarma…”, dijo en esa ocasión Anne.