nav
Viernes 03 de Julio de 2015

Padres judíos rechazan circuncidar a sus hijos como señal del primer pacto

Una encuesta revela que un 97% de israelíes judíos ha quitado el prepucio a sus hijos. En un 78% de los casos, por considerarlo una tradición judía básica; en un 13% por motivos sanitarios; y en un 9 porque “todos lo hacen” o para evitar que el niño sufra vergüenza por ser incircunciso.

  • Israel    
  • 5 nov 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un número aún pequeño, pero creciente, de israelíes está optando por no circuncidar a sus hijos, mostrando una clara ruptura con la tradición milenaria en la que para pertenecer al pueblo escogido, antes tenía que ser circuncidado como señal del pacto, tal como lo hizo Abraham con su hijo Isaac.

Al rechazar este pacto este grupo mínimo de judíos, prácticamente poco a poco será denigrado del estatus social y hará que sus familia se enfrenten entre sí.

En Israel no existen datos oficiales sobre el alcance del “Brit Milá”, nombre hebreo que recibe la circuncisión judía, efectuada por cientos de rabinos ultra-ortodoxos llamados “mohelim” que en octavo día del nacimiento del niño varón lo circuncidan.

Una encuesta revela que un 97% de israelíes judíos ha quitado el prepucio a sus hijos. En un 78% de los casos, por considerarlo una tradición judía básica; en un 13% por motivos sanitarios; y en un 9 porque “todos lo hacen” o para evitar que el niño sufra vergüenza por ser incircunciso.

La inmensa mayoría de los israelíes seculares –no creyentes- en Israel se someten a esta práctica, que comparte con en el Antiguo Egipto y los musulmanes.

“Es un precepto interiorizado desde hace generaciones que, hasta entre los más seculares, ha permanecido como el signo más básico de identificación como judío”, dice Andrew Sacks, mohel, rabino líder del judaísmo conservador en el país desde 1983.

Sin embargo, en Israel los “rebeldes” han pasado en dos décadas de la práctica inexistencia a contarse en varias decenas de miles, explica Ronit Tamir, fundadora de Kahal, un grupo que tiene por fin apoyar a los padres que deciden no circuncidar a sus hijos.

Fuente: EFE. Edición: ProtestanteDigital.com