nav
Sábado 18 de Noviembre de 2017

EE.UU. condena la versión palestina sobre el Muro de los Lamentos

El informe de la Autoridad Palestina refiere que los judíos no comenzaron a reclamar una conexión con ese milenario vestigio hasta hace unos 500 años, y que de hecho, el lugar es un santuario musulmán.

  • Israel    
  • 1 dic 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

El informe difundido por la Autoridad Palestina (AP) en el que se alega que el Muro Occidental o Kotel (conocido popularmente como Muro de los Lamentos) no tiene ninguna conexión con el pueblo judío y que es un santuario musulmán, es rechazado por los Estados Unidos.

“Condenamos fuertemente estos comentarios y los rechazamos como incorrectos en base a los hechos, insensibles y altamente provocadores”, señaló el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley.

EE.UU. considera que este tipo de declaraciones perjudican los esfuerzos del Gobierno del presidente Barack Obama, por reavivar las negociaciones directas entre israelíes y palestinos, estancadas desde finales de noviembre.

La reacción de los EE.UU., considera una provocación la versión árabe sobre el Muro de los Lamentos y condena lo que la Autoridad Palestina, determina como su posición oficial. Estados Unidos, insiste además en que el estatus de Jerusalén, donde se encuentra el Muro Occidental o Kotel, tiene que ser resuelto en las negociaciones entre las dos partes.

El viceministro del Ministerio de Información de la AP, Al-Mutawakil Taha, aseguró por su parte que el documento que desconoce el Muro de los Lamentos como patrimonio judío, es la posición oficial de la Autoridad Palestina (AP).

Los palestinos aspiran a establecer la capital de su futuro estado en esa parte de la ciudad.

Sobre el Muro de los Lamentos, según la opinión consensuada de arqueólogos e historiadores, es la pared occidental del pedestal que hace dos milenios sustentaba el segundo templo judío, destruido por los romanos durante la Gran Revuelta judía en el siglo I (El Islam surgió en la Meca y Medina, 600 años más tarde).

El Muro de los Lamentos, es el monumento más venerado por el judaísmo y está ubicado en el barrio judío de la antigua ciudadela amurallada, en Jerusalén Este, conquistado por Israel desde 1967, durante la Guerra de los Seis Días.

La polémica, surge después de que el Gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu, aprobara un plan de renovación de la zona del Muro Occidental, al que destinará 85 millones de shekels (23 millones de dólares) en los próximos cinco años.

El portavoz de la Oficina del Primer Ministro de Israel, Mark Reguev, sostuvo a la AP que al “negar la conexión judía al Muro niega la conexión a Jerusalén y a la Tierra de Israel en sí misma” y subrayó que “eso no es lo que se espera de un interlocutor de paz”.