nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Benjamin Netanyahu defiende presencia del Ejército a lo largo del río Jordán

Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí, ha advertido de que si acabara la presencia militar en el río Jordán, entrarían en Cisjordania “terroristas, misiles y cohetes” y amenazarían a Israel.

  • Israel    
  • 8 mar 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí, asegura que las revueltas en el mundo árabe han subrayado la necesidad de mantener el despliegue del Ejército hebreo a lo largo del río Jordán, la probable frontera oriental del futuro estado palestino.

“Nuestra frontera de seguridad está aquí, en el río Jordan”, ha indicado Netanyahu, durante una visita al valle del Jordán en Cisjordania. Tras definir las revueltas en el mundo árabe como un “terremoto político y de seguridad”, el primer ministro israelí ha incidido en que Israel está ahora más seguro que nunca de que los “fundamentos de una sólida seguridad” deben permanecer.

“Por tanto, en cualquier situación futura, en cualquier futuro acuerdo, las IDF (Fuerzas de Defensa de Israel) deben permanecer aquí, desplegadas a lo largo del Jordán. Es la política de garantías para el Estado de Israel”, ha dicho Netanyahu.

Líderes palestinos rechazan la exigencia de Netanyahu, de que un acuerdo de paz contemple la presencia a largo plazo del curso del río Jordán de los militares israelíes, en la frontera oriental del estado que esperan constituir en Cisjordania y la Franja de Gaza.

En este sentido, ha advertido de que si acabara la presencia militar en el río Jordán, entrarían en Cisjordania “terroristas, misiles y cohetes” y amenazarían a Israel.

Ayer lunes, un alto cargo del Gobierno israelí informó de que Netanyahu está preparando un plan basado en varias fases para acabar con el estancamiento de las conversaciones de paz con los palestinos. El plan, según ha explicado este martes en una entrevista con el diario ‘Wall Street Journal’ el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, consistiría en proponer a los palestinos el establecimiento de un estado con unas fronteras temporales, una opción que rechazan los líderes palestinos.

Las conversaciones de paz respaldadas por Estados Unidos que comenzaron el pasado mes de septiembre quedaron paralizadas semanas después por la negativa de Netanyahu a ampliar la moratoria parcial contra la construcción de asentamientos en Cisjordania.
Netanyahu acusó entonces a los palestinos de imponer condiciones previas a las conversaciones de paz. Por su parte, los palestinos temen que la edificación de asentamientos, declarada ilegal por la Corte Internacional de Justicia, les impida tener un estado viable.