nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Jerusalén se prepara para recibir 10 millones de turistas por año

Jerusalén es la ciudad que representa en su máxima expresión el turismo religioso más importante a nivel mundial, ya que tres de las principales religiones, judaísmo, cristianismo e islamismo se identifican con la milenial ciudad santa del Rey David.

  • Israel    
  • 15 jun 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Jerusalén, ciudad santa y milenial, aspira relanzar el turismo religioso y cultural hasta alcanzar los diez millones de visitantes por año, en una estrategia de su intendente, Nir Barkat, para universalizar la ciudad del rey David y fomentar su unidad bajo soberanía israelí.

“La visión de futuro que tenemos para Jerusalén está en su pasado y en la estrategia de abrir la ciudad al mundo”, explicó el intendente Barkat, quien se ha propuesto alcanzar la cifra de diez millones de turistas al año en el plazo de dos décadas, según de publica EFE y Aurora.

La ciudad, en la que viven unas 800.000 personas, recibió el año pasado el número récord de 3,4 millones de visitantes, una cifra que considera insuficiente para la que define como “el centro del mundo”.

Convencido de que tiene en sus manos “una de las ‘marcas’ más importantes en todo el mundo” que “no necesita ninguna presentación”, el intendente asegura que 3.500 millones de personas desearían visitar su ciudad “al menos una vez en la vida”, y que su objetivo es facilitar que puedan cumplir ese deseo en corto y mediano plazo.

Así se lo ha dicho también a los veinticinco participantes de la Conferencia Internacional de Intendentes en Jerusalén, un evento que se celebra estos días en su vigésima séptima edición y que este año cuenta con la participación de los alcaldes de Melburne, Bratislava, Budapest, Atenas, Nairobi, Harare y Dar es Salaam, entre otras.

De Latinoamérica han llegado los regidores de San Salvador, Norman Noel Quijano, y de la peruana Trujillo, César Acuna Peralta, que coinciden en el aporte de este tipo de encuentros para “intercambiar experiencias con otros colegas del mundo” sobre temas de interés común para “los que estamos cerca del pueblo”.

La conferencia de este año se centra en el uso de tecnologías para la educación, la seguridad ciudadana y la integración de emigrantes, asuntos que según Barkat, “son la preocupación de cualquier intendente”.

“En la práctica todos nosotros tenemos los mismo retos, que son cómo mejorar la calidad de vida de nuestras poblaciones”, afirmó en la ceremonia inaugural que tuvo lugar en la Municipalidad de Jerusalén.

Como novedad este año, la Conferencia de Jerusalén incluye recorridos por Haifa (norte) y Tel Aviv (centro), con una visita en esta última ciudad a la escuela en la que se filmó “Strangers No More”, galardonado en 2010 con el Oscar al mejor documental y en la que estudian escolares de 48 nacionalidades.

“El reto que tengo como intendente -declara- es convertir Jerusalén en una ciudad más atractiva y diez millones de turistas crearán inmensas oportunidades, actuarán como elemento moderador de radicales”.

En su visión para la ciudad santa, no concibe su partición entre israelíes y palestinos porque a su juicio, “Jerusalén nunca ha sido capital de ningún pueblo, sólo del judío”. Declara tajante que “la clave está en el desarrollo económico” con el turismo como principal motor de crecimiento.

“Hay que facilitar a la gente que llegue y disfrute de la ciudad, que vea que es una ciudad abierta, que hay libertad de credo y acceso a los lugares santos, libertad que no hubo durante 2000 años hasta que fue reunificada (en la Guerra de los Seis Días de 1967)”, aseguro Barkat.

La población que reside en el perímetro municipal de Jerusalén, que incluye la parte este no reconocida por la comunidad internacional, está compuesta por unos 500.000 judíos y unos 300.000 palestinos, cuya gran mayoría prefiere –según las encuestas permanecer bajo la soberanía israelí- y las estadísticas apuntan a que en menos de dos décadas habrá superado en su conjunto el millón de habitantes.

Un reto que requerirá al municipio la construcción de 50.000 nuevas viviendas y una profunda transformación de sus vías de tráfico, dentro de un plan maestro que, según su intendente, está destinado a que Jerusalén “asuma el papel que le corresponde en el mundo”.